En EU "no hay división alguna", dice Obama tras ataque a policías en Dallas

sábado, 9 de julio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, rechazó que la violencia de los últimos días sea un indicio de que el país ha vuelto a los días oscuros de su pasado. A pesar del dolor que dejaron las muertes de hombres de raza negra y policías, "Estados Unidos no es un país tan dividido como algunas personas han dicho", afirmó en Varsovia, donde asistió a una reunión de la OTAN. "Todos los estadounidenses, de todas las razas y todos los sectores de la sociedad, están justificadamente indignados ante estos ataques inexcusables contra policías, ya sea en Dallas o en cualquier otro lugar". "Ello incluye a los manifestantes, incluye a miembros de familias que tienen serias reservas sobre la conducta de policías y que creen que todo lo que está pasando es inaceptable", señaló, "aquí no hay división alguna". Fue la tercera vez en tres días que el mandatario estadunidense habla sobre las muertes de hombres negros a manos de policías en Louisiana y Minnesota, lo que suscitó una manifestación en Dallas. Al margen de esa protesta pacífica, un francotirador mató a cinco policías. Además siete policías y dos civiles resultaron heridos. "Esta ha sido una semana difícil", admitió el Mandatario. La noche del jueves, la ciudad de Dallas, Texas, se convirtió en un centro de batalla, donde un francotirador disparó en contra de un grupo de policías, cinco de los cuales perdieron la vida. La masacre fue el colofón de las manifestaciones que se realizaron en las calles de distintas ciudades en demanda de justicia por los asesinatos a quemarropa de los afroamericanos Philando Castile, en Minnesota, y Alton B. Sterling, en Baton Rouge, Louisiana, perpetrados por agentes de ambas ciudades. La televisión estadunidense se concentró en la muerte de los oficiales quienes nada tuvieron que ver con lo ocurrido a Sterling y Castile, y fueron calificados como héroes, con lo que rápidamente se olvidó el epicentro racial de la problemática. Sin embargo, el presidente Barack Obama pidió ayer a su nación reconocer la problemática desde el punto étnico. Sobre el asesino de Dallas, Obama dijo hoy en Varsovia que había estado en el Ejército y que era "un individuo desquiciado'' que no representa a los afroamericanos del país de igual forma que el individuo blanco que mató a afroamericanos en una iglesia en Charleston, South Carolina, no representa a los blancos del país. Recalcó que aunque "hay pesar, hay rabia y hay confusión'' sobre cómo lidiar con este tipo de violencia, "hay unidad en el reconocimiento en que esta no es la manera como queremos que nuestras comunidades se desarrollen. Esto no es lo que queremos ser como país y eso sirve de base para que podamos avanzar de una positiva y constructiva… Así que no podemos dejar que las acciones de unos pocos nos definan a todos'', señaló. Dejó en claro que seguirá expresándose sobre la necesidad de endurecer las restricciones al acceso a las armas en Estados Unidos, una posición que ha encontrado férrea resistencia en el Congreso dominado por los republicanos.

Comentarios