Papa Francisco crea comisión especial para analizar el diaconado femenino

martes, 2 de agosto de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— Con objeto de estudiar las implicaciones del diaconado femenino, el Papa Francisco acaba de crear una comisión especial de teólogos y expertos que será presidida por el secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el jesuita Luis Ladaria Ferrer. El anuncio fue hecho hoy por la Santa Sede a través de una nota informativa, la cual indica que el Papa, “después de una intensa oración y una madura reflexión”, decidió crear esta comisión compuesta por 12 integrantes, seis mujeres y seis hombres. El pasado 12 de mayo, Bergoglio adelantó que iba a constituir esta comisión para estudiar la posibilidad de instituir formalmente este diaconado exclusivo para las mujeres, durante una reunión que sostuvo en el Vaticano con alrededor de 900 líderes de congregaciones religiosas femeninas, aglutinadas en la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG). El Papa les dijo entonces que hacía algunos años había abordado el asunto con un “buen y sabio profesor” que estudió el diaconado femenino en los primeros años de la Iglesia. Y agregó el Papa: “¿Quiénes fueron estas mujeres diáconos? ¿Tenían ordenación o no? ¿Cuál fue el papel de esas diaconisas? Está poco claro eso”. Fue entonces cuando dijo que iba a “constituir una comisión oficial que pueda estudiar la cuestión… voy a hablar para hacer algo… Me parece útil tener una comisión para aclarar”. Fue así como surgió la actual comisión de expertos en la que, además de su presidente Ladaria Ferrer, se encuentran las siguientes mujeres: Nuria Caldush-Benages, integrante de la Pontificia Comisión Bíblica; Francesca Coccini, catedrática de la Universidad “La Sapienza”; Mary Melone, rectora de la Pontificia Universidad Antonianum; y Michelina Tenace, profesora de la Universidad Gregoriana. Y entre los hombres, hay destacados teólogos y catedráticos universitarios de Italia, España, Alemania y Francia. La Iglesia católica siempre ha sido muy criticada por “machista”, ya que solamente los hombres son quienes pueden acceder tanto al sacerdocio como al diaconado. La mujer siempre ha quedado excluida. Antes de obtener la ordenación sacerdotal, los seminaristas son ordenados “diáconos temporales”. Pero en la Iglesia también existe la categoría de “diáconos permanentes”, quienes pueden desempeñar solamente algunas funciones realizadas por un sacerdote. Estas funciones son enseñar el evangelio, dar asistencia en las misas, administrar el bautismo, dar bendiciones o presidir matrimonios. Pero no pueden confesar, ungir a los enfermos o celebrar misas como lo hacen los sacerdotes. Así, el Papa Francisco planea, al parecer, abrirles primero la puerta del diaconado a las mujeres, para después instituir el llamado sacerdocio femenino, con el cual ya estarían en igualdad de condiciones con los hombres, como ya ocurre en otras Iglesias, como la Iglesia anglicana, donde las llamadas “sacerdotisas” son muy comunes.

Comentarios