Hijo de Donald Trump compara a refugiados sirios con caramelos envenenados

martes, 20 de septiembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En su campaña por la presidencia de Estados Unidos, el candidato republicano, Donald Trump, ha dicho que deportará a los refugiados sirios si llega a la Casa Blanca. Y este martes su hijo Donald Trump Jr. abonó a esa postura al compararlos con caramelos envenenados. "Esta imagen lo dice todo. Acabemos con la agenda políticamente correcta que no pone a Estados Unidos en primer lugar", escribió en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter @DonaldTrumpJr y lo acompañó de una imagen que decía: "Si yo tuviera una bandeja de skittles y le dijera que sólo tres lo matarían, ¿tomaría usted un puñado?", y añadió: "Ese es nuestro problema con los refugiados sirios". El mensaje, que desató muchos tuits negativos, se publicó después de que líderes mundiales en Naciones Unidas aprobaron una declaración dirigida a ofrecer una respuesta más coordinada y humana a la crisis global de refugiados. Y los desplazados sirios suponen una parte importante de la crisis. En respuesta a la advertencia lanzada por el hijo del candidato presidencial, Denise Young, vicepresidenta de Asuntos Corporativos de la empresa matriz de Skittles, Wrigley Americas, señaló en un comunicado: "Los Skittles son dulces. Los refugiados son personas. No nos parece que sea una analogía apropiada". Puntualizó: "Con respeto, vamos a abstenernos de hacer más comentarios, pues cualquier cosa que digamos podría ser mal interpretado como un intento de comercialización". Durante su campaña, Donald Trump ha pedido una moratoria a la política que ahora permite la aceptación de refugiados sirios. Esa exigencia forma parte de llamados de mayor alcance contra los inmigrantes, que ha incluido el pedir la prohibición total de los musulmanes en Estados Unidos "hasta que sepamos qué diablos está pasando". Por su parte, la aspirante presidencial demócrata, Hillary Clinton, ha dicho que trataría de expandir el actual programa de refugiados del presidente Barack Obama para aceptar unos 65 mil refugiados sirios, que se sumarían a las decenas de miles de refugiados aceptados en todo el mundo cada año. Debido a la crisis migratoria en algunas partes de Europa, el gobierno de Estados Unidos decidió permitir la llegada de hasta 10 mil refugiados sirios este año. En 2015, más de medio millón de personas cruzaron el Mediterráneo para huir del conflicto que azota a Siria desde 2011, donde más de 250 mil personas han perdido la vida y millones han sido desplazadas. Para Donald Trump, esos refugiados “podrían ser del Estado Islámico” y por tanto, ha dicho, si llega a ser elegido presidente de Estados Unidos, “ellos serán devueltos a su país”. “Notifico a los votantes que estas personas que arriban desde Siria como parte de una migración masiva, si yo llego a ganar la presidencia, serán enviadas de vuelta a su país", dijo en octubre de 2015, luego de que el presidente Barack Obama anunció que permitiría la llegada de los refugiados a Estados Unidos.

Comentarios