Obama pone fin a política 'pies secos/pies mojados” para migrantes cubanos sin visa

jueves, 12 de enero de 2017
WASHINGTON (apro).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, emitió una orden ejecutiva con la cual puso fin a la política migratoria de aceptar inmediatamente y dar residencia legal a los cubanos que, de forma indocumentada, pusieran un pie en territorio estadunidense. “El Departamento de Seguridad Interior eliminará la política denominada como ‘pies secos/pies mojados’, creada hace más de 20 años y diseñada para una era diferente”, informó Obama en una declaración escrita. “Con efecto inmediato”, agregó el todavía primer mandatario, “los ciudadanos de Cuba que intenten entrar ilegalmente a los Estados Unidos y que no cumplan con los requisitos para auxilio humanitario, serán sujetos a ser regresados a Cuba; en confirmad con las leyes (migratorias) de Estados Unidos”. La medida, anunciada por la Casa Blanca, el Departamento de Estado y el del Interior, fue calificada por el presidente Obama como parte de su estrategia para restablecer en su totalidad las relaciones diplomáticas con Cuba. Desde hace más de dos décadas, cuando fue instrumentada la política de aceptación migratoria inmediata para inmigrantes ciudadanos de Cuba, el gobierno de la isla exigió a Washington revocar la determinación y que, como hace con el resto de los inmigrantes indocumentados que llegan a Estados Unidos de distintos puntos del planeta, especialmente los de América Latina, deportara también a los cubanos. “Hoy Estados Unidos está tomando medidas importantes para normalizar la relaciones con Cuba y restablecer con mayor consistencia nuestra política de inmigración”, acotó Barack Obama. De acuerdo con las estadísticas migratorias del Departamento del Interior, en los ocho años del actual mandato --que concluyen el próximo 20 de enero–, se otorgó residencia migratoria permanente en Estados Unidos a unos 250 mil cubanos. Según la determinación anunciada, a partir de este jueves los cubanos que lleguen como indocumentados a Estados Unidos serán tratados bajo los mismos mecanismos de deportación que se aplican para los ciudadanos de otros países, como el caso de los mexicanos, que son deportados en ocasiones casi de inmediato a su país. “El gobierno cubano ha aceptado el retorno de sus ciudadanos que serán regresados a Cuba, así como ha venido aceptado el retorno de los migrantes interceptados en el mar”, agregó Obama. Bajo la política migratoria que ya dio por anulada el presidente de Estados Unidos, todo inmigrante cubano que lograba poner los pies en territorio estadunidense, no marítimo, era aceptado al instante y procesado para obtener la residencia permanente; además de que obtenía de inmediato un permiso para trabajar. Como parte de la nueva política migratoria hacia Cuba, el todavía vigente gobierno de Obama anuncio que, a través de sus consulados y embajadas en todo el mundo, aceptará solicitudes de asilo político de cubanos que comprueben razones humanitarias o persecución política. La orden ejecutiva de Barack Obama sobre los cubanos será una asignatura difícil de abordar por Donald Trump, quien asumirá la Presidencia el próximo 20 de enero. El próximo mandatario promovió durante su campaña proselitista una línea de mano dura contra los inmigrantes indocumentados. El republicano prometió a los estadunidenses que lo llevaron al triunfo en las elecciones del pasado 8 de noviembre, que al llegar la Casa Blanca instrumentaría una “fuerza de deportación” para sacar de Estados Unidos a todos los inmigrantes indocumentados. Claro está que cuando prometió las deportaciones masivas, no imaginó que Obama incluiría a los cubanos entre los inmigrantes indocumentados. “Con este cambio seguiremos recibiendo a los cubanos así como recibimos a los inmigrantes de otras naciones, en concordancia con nuestras leyes migratorias”, subrayó el todavía presidente de Estados Unidos en su declaración.

Comentarios