Dan prisión provisional sin fianza a mexicana vinculada a red yihadista en España

martes, 24 de enero de 2017
MADRID (apro).- La juez de la Audiencia Nacional española Carmen Lamela acordó este martes el ingreso a prisión provisional comunicada y sin fianza de la mexicana detenida ayer, acusada de los delitos de enaltecimiento del terrorismo, adoctrinamiento y captación para el Estado Islámico, informó la dependencia. Destacó que la mañana del lunes 23, la Guardia Civil detuvo en la localidad de Pinto, en la Comunidad de Madrid, a Ana Marilú Reyna Castillo, originaria de Monterrey, Nuevo León, donde experimentó un “rápido proceso de conversión al Islam, adoptando desde el principio una visión rigorista de dicha religión”. Reyna Castillo se casó en 2010 con el marroquí Aziz Zaghnane y ambos se vinieron a radicar a España, donde procrearon dos hijos, actualmente de cinco y tres años. El esposo de la mexicana trabajaba en una empresa de cazatalentos con sede en el Paseo de la Castellana, la principal avenida de la capital española. En su cuenta de Linkedin se presentaba como director de marketing de Lee Hecht Harrison. El marroquí, especialista en cazar talentos en informática, fue detenido junto con otras tres personas –en total tres marroquíes y un español– el 3 de mayo de 2016, en otra operación de la Guardia Civil, acusado de enaltecimiento y adoctrinamiento yihadista. Producto de esa investigación, la Guardia Civil pudo confirmar que la pareja de Zaghnane, Ana Marilú Reyna Castillo, tenía una gran actividad en la célula adoctrinando y captando adeptos para el DAESH. En el auto, la magistrada considera que de acuerdo con el Código Penal español, los hechos en los que incurrió la mexicana se encuadran como delitos de apología o enaltecimiento de acciones o individuos terroristas; captación de nuevos miembros del DAESH; entrenamiento o auto capacitación para cometer delitos de terrorismo “en cuanto a las actividades de captación, adoctrinamiento, adiestramiento o formación, dirigida a la incorporación de otros a una organización o grupo terrorista o a la perpetración de delitos terroristas”. La titular del Juzgado central de Instrucción 3 estimó que procede el ingreso a prisión de Reyna Castillo, dada la gravedad de los delitos que se le atribuyen y la eventual pena a la que pudiera ser condenada, “lo que aumenta el riesgo de fuga, así como la falta de suficiente arraigo en España, puesto que tiene origen mexicano y dispone de facilidad para viajar a Marruecos, de donde es su marido, también investigado en esta causa”. La juez Lamela también advierte que existe el riesgo de “destrucción de pruebas de los delitos imputados”, así como de reiteración delictiva, teniendo en cuenta “que la investigada viene operando dentro de un grupo de personas que tiene vínculos con distintos países”, sin olvidar su “peligrosidad”, pues “viene realizando labores de enaltecimiento, adoctrinamiento y captación propios del DAESH”. En el domicilio ocupado por la investigada y su marido, agrega la magistrada, se encontraron dispositivos con imágenes alentando a la yihad femenina, acceso a páginas de mujeres musulmanas, búsquedas realizadas en Google de México o acceso a perfiles de Facebook pertenecientes a musulmanes conversos originarios de América Latina. “En el mismo sentido fue descubierta una serie de audios incitando de manera explícita a la yihad y ensalzando la figura de mártir”, sostiene.

Comentarios