Casa Blanca rechaza descoordinación en orden sobre veto a musulmanes; culpa a prensa por informar 'a medias”

martes, 31 de enero de 2017
WASHINGTON (apro).- La Casa Blanca rechazó de forma contundente que el presidente Donald Trump no haya informado con anticipación al Departamento de Seguridad Interior sobre la orden ejecutiva que emitió para restringir la entrada a los Estados Unidos de ciudadanos de siete países musulmanes. “John Kelly, el secretario de Seguridad Interior siempre estuvo en coordinación con la Casa Blanca para la instrumentación de la orden ejecutiva”, afirmó Sean Spicer, vocero de Trump. La decisión del nuevo presidente de Estados Unidos de restringir el ingreso a Estados Unidos de ciudadanos de Irak, Irán, Yemen, Sudán, Siria, Somalia y Libia, provocó una serie de confusiones a las primeras horas de su emisión, lo que dio como resultado varias correcciones por parte de Kelly para instrumentar la medida. El portavoz de la Casa Blanca responsabilizó a los medios de comunicación de crear un “ambiente” de verdades a medias, propagando la noticia de que Kelly no había sido informado con antelación sobre lo que haría Trump con los ciudadanos de las siete naciones afectadas por la orden ejecutiva. “El secretario Kelly recibió varias sesiones para informarlo y actualizarlo sobre el contenido de la orden ejecutiva y lo que ésta implicaba”, insistió el vocero de la Casa Blanca. La implementación de la orden ejecutiva de Trump, en sus primeras horas se entendió que “prohibía” la entrada a los Estados Unidos a los ciudadanos de los siete países afectados, incluidos a los que fueran residentes permanentes en la Unión Americana. La medida también prohibió el recibimiento en Estados Unidos de refugiados de cualquier nación, lo cual se calificó como una medida ilegal, que viola las leyes migratorias del país. A unas horas de que Trump firmara la orden ejecutiva, el Departamento de Seguridad Interior emitió tres aclaraciones: una de ellas explicando que sí se permitiría la entrada de los residentes permanentes en Estados Unidos, originarios de las siete naciones. “No es una prohibición de ingreso a los Estados Unidos, es una orden ejecutiva designada para proteger a los estadunidenses al someter a un riguroso escrutinio a los viajeros de esos países”, sostuvo el vocero de la Casa Blanca. En conferencia de prensa, Kelly, quien de acuerdo con medios de comunicación estadunidenses como The New York Times, no fue informado con antelación de los detalles de la orden ejecutiva que firmó Trump, se alineó con la Casa Blanca asegurando que hubo una total coordinación para implementar la medida. “Se hizo un trabajo coordinado para instrumentar la orden”, aseguró el Secretario de Seguridad Interior. En el Departamento de Justicia, Sally Kelly, hasta este lunes por la noche procuradora General de Justicia Interina (puesto que le designó el expresidente Barack Obama), ordenó a los fiscales de su dependencia no implementar la orden del presidente porque, dijo, no era constitucional. La desobediencia de Kelly se la cobró Trump despidiéndola del puesto y reemplazándola con Dana Boente, fiscal federal en el estado de Virginia. “Su despido fue lo correcto, desobedeció una orden constitucional”, se limitó a señalar el portavoz de la Casa Blanca, quien reiteró en que la prensa es parte de la confusión de todo lo que ocurrió respecto al tema de los ciudadanos de los siete países. Por otro lado, la Casa Blanca criticó a los demócratas del Comité Judicial de la Cámara de Senadores, quienes boicotearon la audiencia de confirmación de Jeff Sessions, el nominado de Trump para ser procurador General de Justicia. “Es ridícula la posición de los demócratas de no asistir a las audiencias de confirmación”, molesto, sentenció Spicer. La Casa Blanca recordó que el Congreso federal no ha confirmado a 16 nominados del presidente Trump, para asumir los puestos a los cuales fueron elegidos, entre estos a Sessions. La falta de quórum en el Comité Judicial del Senado provocó que la audiencia se cancelara, lo cual alarga el proceso de confirmación. Son varios los senadores demócratas los que públicamente han prometido que votaran en contra de Sessions, si su nominación llega al pleno de la Cámara Alta. Como los republicanos son mayoría representativa en el Capitolio, son amplias las posibilidades de que la nominación de Sessions sea confirmada en el Comité Judicial, pero la oposición demócrata podría resultar en alargar por tiempo indefinido la votación en el Pleno del Senado. Sobre otro asunto, Spicer agregó que Trump mantiene vigente su decisión de renegociar todos los acuerdos comerciales de los que es signatario Estados Unidos.

Comentarios