Insuficiente, respuesta del presidente catalán; gobierno de Rajoy le da hasta el jueves para aclarar

lunes, 16 de octubre de 2017
MADRID (apro).— El gobierno de Mariano Rajoy recordó que el presidente catalán Carles Puigdemont tiene de plazo hasta este jueves 19 a las 10:00 horas para rectificar su desafío soberanista y responder con claridad si declaró la independencia o no, luego de que en una carta que el Ejecutivo catalán le remitió a Rajoy, hoy a primera hora, no ofreció esas respuestas requeridas el pasado miércoles 11 de octubre. De no responder a estos requerimientos, el gobierno pondrá en marcha la intervención de Cataluña al aplicar por primera vez en la historia española el artículo 155 de la Constitución, que le permitiría controlar las actividades del gobierno autonómico ante el “incumplimiento de las obligaciones constitucionales” y por “grave daño al interés general”. Mariano Rajoy respondió hoy mismo a Puigdemont con otra misiva, en la que plantea: “Le recuerdo, una vez más, que aún tiene margen para contestar de forma clara y sencilla al requerimiento que le remitió (el pasado miércoles). Sigue estando en su mano abrir un período de normalidad y lealtad institucional que todo el mundo le está reclamando. En caso contrario, será usted el único responsable de la aplicación de la Constitución”. A su vez, Puigdemont le pide a Rajoy que “revierta la represión contra el pueblo y el gobierno de Cataluña”, en referencia su jefe de la policía autonómica, el Mayor de los Mossos d´Esquadra, Josep Lluis Trapero, y los lideres de dos asociaciones civiles, Jordi Cuixart (Òmnium Catalán) y Jordi Sánchez (Asamblea Nacional Catalana, ANC), citados hoy a declarar como imputados en la Audiencia Nacional por el delito de sedición. También le emplaza al diálogo y le pide al mandatario español concretar, “lo antes posible, una reunión que nos permita explorar los primeros acuerdos. No dejemos que se deteriore más la situación. Con buena voluntad, reconociendo el problema y mirándolo de cara, estoy seguro que podemos encontrar el camino de la solución”. Añade: “La situación que vivimos es de tal trascendencia que exige respuestas y soluciones políticas que estén a la altura” y plantea que no entiende otra forma de “resolver los conflictos que no pase por el diálogo, la negociación y el acuerdo”. Puigdemont le dice, “me sorprendió que en su escrito del pasado 11 de octubre anunciara la voluntad de su gobierno de poner en marcha el artículo 155 para suspender el autogobierno de Catalunya”, apunta. Le insiste en que la suspensión del mandato político surgido del resultado del referéndum del 1 de octubre (1-O), “demuestra nuestra firme voluntad de encontrar la solución y no el enfrentamiento”. “Nuestra propuesta de diálogo es sincera y honesta. Por todo ello, durante los próximos dos meses, nuestro principal objetivo es emplazarle a dialogar y que todas aquellas instituciones y personalidades internacionales, españolas y catalanes que han expresado su voluntad de abrir un camino de negociación tengan la oportunidad de explorarlo”. La primera en responder fue la vicepresidenta del gobierno central, Soraya Sáenz de Santamaría, quien hizo un nuevo llamado al mandatario catalán para que “vuelva a la legalidad”, en referencia al referéndum impulsado con una ley que estaba suspendida por el Tribunal Supremo y la celebración de la consulta que no es homologable internacionalmente. “El gobierno lamenta que el presidente de la Generalitat haya decidido no contestar al requerimiento que le formuló el gobierno. No era muy difícil decir sí o no”, dijo y conminó a Puigdemont que debata en el Congreso de los Diputados con todas las fuerzas políticas representadas. Más tarde, La Moncloa, sede del gobierno central, difundió la carta con la que Rajoy contestó a Puigdemont, en la que también se lamentó que no se hubiera aclarado el extremo de si hubo o no declaratoria de independencia. “Espero que en las horas que quedan hasta que se cumpla el segundo plazo del citado requerimiento responda con la claridad que todos los ciudadanos exigen y el derecho requiere”. Asimismo, se muestra crítico con la propuesta de diálogo de Puigdemont, al señalarle: “No resultan creíbles sus llamados al diálogo en nombre del conjunto de Cataluña, cuando usted se niega a hablar con una parte importante de dicha sociedad a través de sus legítimos representantes que, siendo menos en número de escaños, representan –como usted oculta—a un mayor número de ciudadanos en votos” y le dice que uno de los indicadores de la “calidad de una democracia es el respeto a la oposición”. tm

Comentarios