Pese a represión militar y 'caída” del sistema, EU avala reelección de presidente hondureño

viernes, 22 de diciembre de 2017 · 17:48
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A pesar del llamado internacional para repetir las elecciones presidenciales en Honduras y en medio de una violenta represión militar de las protestas en el país centroamericano, el gobierno de Estados Unidos se sumó hoy al reducido grupo de países que reconocieron la reelección del expresidente Juan Orlando Hernández. El martes pasado, el gobierno de México fue uno de los primeros en “felicitar” a Juan Orlando Hernández por “haber sido declarado presidente electo por el Tribunal Supremo Electoral”, según un boletín de la Cancillería emitido ese día, 48 horas después de que la desacreditada autoridad electoral hondureña declaró la victoria del expresidente con 42.95% de los votos. Tanto la diplomacia estadunidense como la mexicana matizaron sus reconocimientos al llamar las autoridades electorales a tomar en cuenta las impugnaciones de la oposición. Sin embargo, la Organización de los Estados Americanos (OEA) y su secretario general, Luis Almagro, denunciaron un proceso electoral “carente de integridad” y marcado por “irregularidades y deficiencias”, entre ellas “intrusiones humanas deliberadas en el sistema informático, eliminación intencional de rastros digitales, (…) improbabilidad estadística extrema respecto de los niveles de participación dentro del mismo departamento, papeletas de voto en estado de reciente impresión e irregularidades adicionales”. En la noche del 26 de noviembre, día de las elecciones, el candidato opositor Salvador Nasralla llevaba una ventaja de prácticamente cinco puntos sobre el expresidente, con cerca de 60% de las boletas contadas. El Tribunal Electoral suspendió entonces el conteo de votos –argumentando un “problema con los servidores”–, y horas después Juan Orlando Hernández recuperó de manera inexplicable su retraso. Tras resaltar la “imposibilidad de determinar un ganador”, Almagro aseveró que “el único camino posible para que el vencedor sea el pueblo de Honduras es un nuevo llamado a elecciones generales”. En el último mes se multiplicaron las protestas multitudinarias, convocadas por la Alianza de Oposición contra la Dictadura y su candidato Salvador Nasralla, para protestar contra el presunto fraude electoral. En reacción, Juan Orlando Hernández decretó el estado de emergencia el 1 de diciembre. El miércoles pasado, un grupo de relatores de la ONU y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenaron con firmeza “el uso ilegal y excesivo de la fuerza para dispersar las protestas”. Señalaron que los policías y militares asesinaron a por lo menos 12 personas, hirieron a decenas más y detuvieron a cientos de personas, “muchas de ellas trasladadas a instalaciones militares, donde habrían sido brutalmente golpeadas, insultadas y sometidas a torturas, y otros tratos crueles inhumanos y degradantes”, añadieron. Israel también reconoció la victoria del expresidente hondureño el 19 de diciembre, horas antes de que el gobierno mexicano hiciera lo propio. Ayer, el gobierno de Honduras fue una de las siete naciones que votó, junto con Estados Unidos e Israel, en contra de una resolución de la Asamblea General de la ONU que tachó de “nula y sin efecto” la decisión de Donald Trump de declarar a Jerusalén como capital de Israel.