Debemos ser duros porque todos están sacando ventaja de nosotros: Trump

jueves, 2 de febrero de 2017
WASHINGTON (apro).– En clara alusión a las conversaciones telefónicas que sostuvo el fin de semana pasado con el primer ministro de Australia, Malcom Turnbull, y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, el mandatario estadunidense, Donald Trump, dijo que será “duro” cuando tenga conversaciones con líderes del mundo. “El mundo está en problemas pero lo vamos a enderezar, ¿okay? Es lo que hago, arreglo las cosas; créanme. Cuando escuchen hablar de las duras llamadas telefónicas que tengo, no se preocupen”, declaró Trump durante su primera participación en el desayuno nacional de plegarias, tradición que lleva más de 60 años y que implica la reunión del presidente con líderes religiosos y políticos de los Estados Unidos. El pasado viernes 27 de enero, Trump habló por teléfono con Peña Nieto. En dicha conversación y de acuerdo a despachos de medios estadunidenses como la agencia Associated Press (AP), el presidente de Estados Unidos “en broma” le dijo a Peña Nieto que estaría dispuesto a enviar tropas de su país a territorio mexicano para hacerse cargo de los “hombres malos que hay allá”, aunque AP explicó que no se sabía a quienes se refería. Otros despachos de noticias sobre la conversación telefónica entre Trump y Peña Nieto, anotaron que el estadunidense –sin aclarar en qué tono lo hizo- le manifestó a Peña Nieto que el Ejército de México era temeroso de los “hombres malos”, y que las fuerzas del Pentágono podrían hacerse cargo del problema y resolverlo. La Presidencia de México negó la veracidad de la nota de AP, pero no presentó las evidencias de la conversación telefónica para convencer a la sociedad de que Trump nunca habló con Peña Nieto sobre el envío de tropas para solucionar el problema de los hombres malos. “No se preocupen por eso”, insistió Trump en referencia a las conversaciones telefónicas. “Son duras, tenemos que ser duros, es tiempo de que nos pongamos un poco duros porque virtualmente todas las naciones del mundo están sacando ventaja de nosotros, y eso ya no va a pasar, ya no va a ocurrir”, concluyó Trump. Un día después de hablar por teléfono con su homólogo mexicano, el presidente de Estados Unidos sostuvo una conversación telefónica ríspida con el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull. En los primeros reportes de la prensa estadunidense sobre el asunto, se reportó que Trump discutió con Turnbull sobre el compromiso que hizo el expresidente Barack Obama con Australia, de recibir a mil 250 refugiados de países musulmanes y que al no llegar a un acuerdo mutuo, el presidente de Estados Unidos colgó el teléfono al primer ministro. Sean Spicer, el vocero de la Casa Blanca, aclaró en conferencia de prensa este jueves que la conversación con Turnbull no fue como la describió la prensa. “Fue una conversación cordial, con diferencias como tiene que ser, pero cordial”, aseguró Spicer, quien sobre el caso de México no hizo una sola mención.

Comentarios