Trump, un riesgo para la libertad de expresión y periodistas exiliados: RSF

jueves, 2 de febrero de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos significa un riesgo para la libertad de expresión y la protección de periodistas en peligro de todo el mundo, sostuvieron Christophe Deloire y Emmanuel Colombié, secretario general y representante regional de Reporteros Sin Fronteras (RSF). De visita en México para presentar el informe “Veracruz: los periodistas frente al estado de miedo”, los directivos de la organización con sede en París dedicada a la salvaguarda de comunicadores, expresaron su preocupación por la posición intolerante de Trump frente a la prensa, e incluso Deloire la comparó, “aunque parezca exagerado”, con la del exgobernador Javier Duarte de Ochoa, en cuyo mandato se registraron 17 de los 19 asesinatos registrados de 2000 a septiembre de 2016. En conferencia de prensa, Deloire destacó que de acuerdo con el ranking de libertad de expresión de RSF, Estados Unidos ocupaba hasta el año pasado el número 45 de una lista de 180 países considerados, “que no es una posición extraordinaria”, pero podría verse afectada con el ascenso de Trump. “Estados Unidos se había convertido en un país de refugio para muchos periodistas en riesgo, por ejemplo los turcos y de manera relevante los mexicanos, donde está el mayor número de periodistas exiliados, donde hay varias organizaciones que apoyan a los periodistas en riesgo, y en el caso de México, siempre se ha pensado en Estados Unidos como primer lugar para solicitar refugio”, explicó el secretario general de RSF. Al señalar que a partir de 2017, “México será observado de manera prioritaria” por RSF, Colombié explicó que su organización ha apoyado a al menos 10 periodistas mexicanos que se han exiliado en Estados Unidos, pero que “ahora con la nueva política migratoria, tendremos que pensar en otro país de refugio. Tememos que no sean bien vistos, tenemos algunos casos que no podemos revelar”. Deloire destacó que como muchas organizaciones de derechos humanos, RSF estará “atento a los pasos que dé Donald Trump”, quien al momento ha dado muestras “que preocupan por sus expresiones que hace en Twitter en relación a México y las descalificaciones a la libertad de expresión”. México, el tercero más peligroso Al señalar que hace dos años estuvo en México para respaldar a la corresponsal de RSF, Balbina Flores, quien había sido amenazada, Deloire resaltó que de entonces a su reciente visita, once periodistas han sido asesinados. Destacó que por el nivel de violencia, México ocupa el tercer lugar en el mundo, después de Siria y Afganistán, y que de 2000 a 2016, la situación ha ido empeorando. “En 2003 México ocupaba el lugar 74 y ahora está en el 149 de un ranking de 180 países”. Deloire dijo que se reunió con el subsecretario de Derechos Humanos Roberto Campa, el procurador General de la República Raúl Cervantes y el responsable de la Fiscalía Especializada de Atención a Delitos contra la Libertad de Expresión (FEADLE), Ricardo Nájera, a quienes dvirtió que “deben hacer más” ante la persistente impunidad. “Se nos dijo que de 300 investigaciones abiertas sólo hay resultados en tres casos, lo que representa una alarmante impunidad, aunque se nos dijo que va a haber nuevos protocolos de investigación, es cierto que algunos de los asesinatos son el resultado de la violencia global del país, pero no vemos que haya con claridad una política pública para enfrentar la impunidad que hay en el país”, dijo Deloire, tras reconocer la “valentía” de periodistas de Veracruz, Tamaulipas, Chihuahua, Michoacán y Oaxaca, considerados los esmás violentos en México para ejercer el periodismo para RSF. Emmanuel Colombié, responsable del informe sobre la situación de periodistas en Veracruz explicó que el documento abarca la gestión de Javier Duarte de Ochoa, caracterizada por la “corrupción generalizada” y que ha significado la “más violenta para el periodismo libre”, aunque el maltrato a la prensa se registró también durante el gobierno de Fidel Herrera. Colombié resaltó que la violencia contra la prensa en Veracruz derivó en el desplazamiento y exilio de varios periodistas, que han sufrido amenazas “de todos lados, de los cárteles, de elementos de policía, policías vestidos de civil, que se enfrentan a la libertad de expresión, por lo que muchos han recurrido a la autocensura, que no es más que la expresión del miedo a hacer su trabajo”. Balbina Flores, representante en México de RSF, destacó que aunque su organización no ha tenido contacto con el nuevo mandatario Miguel Ángel Yunes, “le damos el beneficio de la duda, en espera de que la violencia contra la prensa disminuya”. Y Veracruz el estado más peligroso del continente En el informe presentado, se considera a Veracruz como “el lugar más peligroso del continente para los medios de comunicación”, y en México es la entidad que concentra el mayor número de periodistas asesinados y desaparecidos, con 19 y cuatro casos desde el año 2000. El documento destaca que de 2011 a septiembre de 2015 la PGR “abrió 744 investigaciones preliminares por delitos cometidos contra periodistas en Veracruz, o sea 10% de las investigaciones de este tipo en el país”, en tanto que el 18.6% de las medidas otorgadas por el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras y Periodistas, que depende de la Secretaría de Gobernación, de octubre de 2012 a septiembre de 2015, estuvieron dirigidas a periodistas de esa entidad. Durante la presentación, los periodistas Noé Zavaleta, corresponsal de la revista Proceso, y Sandra Segura, de la agencia Notiver, hablaron de los riesgos de ejercer su profesión en la entidad, así como de las medidas insuficientes para abatir la impunidad sobre los casos de agresiones a periodistas.