OEA llama a sesión urgente por Venezuela; gobierno de Maduro acusa "intervencionismo extranjero"

viernes, 31 de marzo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, convocó a una sesión urgente del Consejo Permanente para analizar la situación en Venezuela, bajo el artículo 20 de la carta Democrática Interamericana. En respuesta, Caracas tildó de "bastardo títere" al funcionario uruguayo. En una misiva dirigida al embajador argentino Juan Arcuri, presidente rotativo del Consejo Permanente, Almagro solicitó que la reunión se realice entre el 10 y el 20 de junio. “En la situación actual que vive Venezuela, luego del análisis de los hechos realizado, no se puede más que concluir que estamos ante alteraciones graves al orden democrático, tal como se ha definido en numerosos instrumentos regionales y subregionales", escribió Almagro en su informe de 132 páginas. El artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana autoriza a cualquier Estado miembro o al secretario general a convocar al Consejo Permanente en caso de que "en un Estado miembro se produzca una alteración del orden constitucional que afecte gravemente su orden democrático". Así, el Consejo Permanente tendría la autoridad de convocar a un periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General, la cual podría suspender a Venezuela de la OEA con el voto afirmativo de los dos tercios de los 34 Estados miembros. En Caracas, el ministro venezolano de Comunicación Luis José Marcano fustigó con dureza a Almagro, y dijo que era uno de los "bastardos títeres" que desde la OEA está pidiendo la aplicación de la Carta Democrática contra el país sudamericano. Durante un acto público que difundió la televisora estatal, Marcano afirmó que Venezuela es víctima de ataques desde el exterior "porque somos un ejemplo para el mundo de defensa de nuestra soberanía, de nuestra independencia. Venezuela es objeto de amenaza de poderes económicos porque tenemos la primera reserva de petróleo del mundo". En tanto, el gobierno del presidente Nicolás Maduro convocó a una marcha en la capital venezolana, el próximo miércoles, para rechazar el "intervencionismo extranjero" a través de la invocación de la Carta Democrática Interamericana. Caracas ha acusado a Almagro de perder legitimidad como mediador en la crisis venezolana, al parcializarse a favor de la oposición. A su vez, Argentina convocó a una sesión extraordinaria del Consejo Permanente para debatir, también el miércoles siguiente, un proyecto de declaración sobre la situación actual en Venezuela. El texto de un párrafo que presentará Argentina sostiene que la OEA ofrece sus gestiones a Venezuela "a fin de identificar, de común acuerdo, algún curso de acción que coadyuve, mediante un diálogo abierto e incluyente con todos los actores políticos y sociales, a la búsqueda de soluciones frente a la difícil situación que atraviesa dicho país". Ya Paraguay había pedido la semana pasada una reunión urgente de los cancilleres de los países que integran el Mercosur para analizar la situación en Venezuela. La cita aún no tiene fecha. Almagro decidió convocar la sesión urgente, luego de que una delegación de congresistas opositores venezolanos le pidió evaluar el mecanismo más apropiado de intervenir ante lo que calificaron como intentos del Ejecutivo venezolano para entorpecer el funcionamiento de la Asamblea Nacional. (Con información de AP)

Comentarios