ONU-DH pide proteger a niños y adolescentes trans y de género diverso

martes, 16 de mayo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Expertos internacionales y de la Organización de Naciones Unidas en Derechos Humanos (ONU-DH) instaron a los Estados a proteger de manera efectiva a niños y adolescentes trans y de género diverso contra la discriminación, exclusión, violencia y el estigma, y a que fomenten entornos familiares propicios para ese sector. “Instamos a los Estados de todo el mundo a que adopten un marco jurídico y normativo, con medidas de aplicación integrales, a fin de proteger los derechos de los jóvenes trans y de género diverso, respetando la diversidad de género, y posibilitar la plena realización de su potencial”, destacaron el marco del Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia, que se celebra el 17 de mayo. De acuerdo con los expertos, revisten fundamental importancia los principios de igualdad y no discriminación, el derecho a la vida, la supervivencia y el desarrollo, el interés superior de la niña/o/e y el respeto de sus puntos de vista. “Las familias desempeñan un papel crucial en la creación de un entorno seguro y afectuoso –un refugio– para los niñas/os/es y adolescentes trans y de género diverso”, precisó la ONU-DH en un comunicado. Lamentablemente en algunas familias, subrayó, niños y adolescentes trans y de género diverso son todavía estigmatizados, “se les hace el vacío, se les margina y se les rechaza”. Muchos de esos niños –añadió– corren el riesgo de ser víctimas de violencia física, sexual y psicológica, e incluso de los llamados “crímenes de honor”, en entornos comunitarios y en su propia familia. Los niños y adolescentes trans y de género diverso también son más vulnerables a la violencia en la escuela (acoso) y a la exclusión en la clase, en los juegos, en los baños y en los vestuarios, camino a la escuela y a casa y en la red (ciberacoso). Según el texto, un entorno hostil puede llevar a estudiantes trans y de género diverso a abandonar la escuela y la familia a una edad temprana. “Quedan expuestos a la carencia de hogar, a los mercados laborales informales, a la economía delictiva, a ser objeto del uso de perfiles por la policía y a un ciclo de pobreza, marginación y más discriminación y violencia para el resto de su vida”. Ante tal panorama, los expertos instaron a los Estados a que adopten y apliquen medidas para prohibir la violencia, así como leyes contra la discriminación que abarquen la identidad y la expresión de género y la orientación sexual, tanto real como percibida, a que elaboren programas de enseñanza y material didáctico incluyentes, y capaciten y apoyen a los docentes y demás personal escolar. “El rechazo deja a los niños y adolescentes trans y de género diverso más expuestos a padecer problemas de salud mental, como sentimientos de aislamiento y depresión, pudiendo desembocar en lesiones autoinfligidas y al suicidio. Por lo tanto, es crucial crear espacios seguros y propicios donde estas personas jóvenes puedan recibir apoyo directamente para ayudarles a abordar los prejuicios y la discriminación que puedan enfrentar”. Por otra parte, la mera existencia de leyes o reglamentos que penalizan la expresión de género, como aquellos que tipifican como delitos el hecho de vestirse con ropas del sexo opuesto o imitar al sexo opuesto, y otras normas discriminatorias de ese tipo, inciden en la libertad y la seguridad de estas personas jóvenes y tienden a fomentar un clima en el cual se aprueban y se cometen con impunidad actos de incitación al odio, la violencia y la discriminación, sostuvo ONU-DH. De igual manera, destacó que la patologización de personas trans y género diversas, es decir, calificarlas de enfermas sobre la base de su identidad y expresión de género, siempre ha sido y sigue siendo una de las causas fundamentales de las violaciones de sus derechos humanos. Los expertos exhortaron a los Estados a que faciliten el reconocimiento legal rápido, transparente y accesible de la identidad de género, sin condiciones abusivas, garantizando los derechos humanos de todas las personas y respetando las decisiones libres e informadas y la autonomía corporal. En consecuencia, recalcaron, nunca deben efectuarse intervenciones y procedimientos médicos coercitivos. Independientemente del sexo que le haya sido asignado al nacer, se debe permitir que las personas jóvenes trans y de género diverso usen sus propios nombres y pronombres y se vistan de acuerdo con la identidad y expresión de género que ellas mismas definan. “Hacemos un llamamiento a los gobiernos para que acepten la diversidad humana, que refleja la universalidad e indivisibilidad de los derechos humanos, y subrayamos la necesidad de medidas de aplicación integrales, entre ellas leyes, normas y prácticas apropiadas”, puntualizaron.