Denuncian detención arbitraria de 141 asistentes a 'fiesta sexual gay” en Indonesia

lunes, 22 de mayo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Una coalición de 15 grupos defensores de los derechos humanos denunció el arresto arbitrario de 141 asistentes a una “fiesta de sexo gay”, celebrada el fin de semana en el norte de Indonesia. Los activistas, que también brindan asistencia legal a la comunidad de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGTB), condenaron la redada policiaca y las “arbitrarias” detenciones de los 141 hombres que fueron fotografiados desnudos y exhibidos en redes sociales. “Las víctimas fueron despojadas y transportados desnudos en transporte público”, acusaron los activistas en una declaración firmada por las 15 organizaciones, entre ellas el Instituto de Ayuda Legal de Yakarta, el Instituto para la Reforma de Justicia Penal de LGBT y el grupo Arus Pelangi. La homosexualidad no es ilegal en Indonesia, excepto en la conservadora provincia de Aceh, donde la semana pasada dos hombres fueron condenados a ser azotados en público por mantener relaciones homosexuales. Sobre este nuevo caso, la coalición de grupos defensores de los derechos humanos y partidarios de la libertad sexual y minorías de género, acusaron a la Policía por el “inadecuado tratamiento” de los hombres detenidos en un gimnasio del distrito norteño de Kelapa Gading, la noche del domingo pasado. “Las detenciones asientan un mal precedente para casos de maltrato a otro género y minorías sexuales”, indicó la declaración, difundida por la edición electrónica del diario Yakarta Post. Entre los detenidos había cuatro extranjeros: dos malasios, un singapurense y un británico, según un detective de la Policía. Argo Yuwono, portavoz de la Policía local, informó que las detenciones se llevaron a cabo durante una redada en el baño sauna de un gimnasio, donde se organizó una “fiesta sexual gay”, promocionada como “La Salvaje”. Según Yuwono los hombres no fueron detenidos por su condición o preferencia sexual, sino porque incumplieron las leyes contra la pornografía. Explicó que parte de los detenidos “estaban desnudándose y masturbándose” en el lugar de la fiesta y según la ambigua redacción de la ley, la acción de desnudarse en público es catalogada como pornografía. La mayoría de los detenidos fueron enviados a una comisaría para ser interrogados, aunque al menos 10, entre ellos el propietario del lugar y varios empleados, incluidos varios bailarines exóticos, un entrenador del gimnasio, un recepcionista y un guardia de seguridad, podrían ser procesados. También hay dos visitantes, quienes al parecer practicaron sexo oral durante la fiesta y si son declarados culpables podrían enfrentan penas de hasta 10 años de prisión y el pago de multas. En cuanto a la filtración de las imágenes en Internet, el portavoz de la Policía sólo se limitó a decir que se trató de un “error de procedimiento” por parte los oficiales a cargo de las detenciones, mismos que ya son “examinados”.

Comentarios