HRW alerta contra negligencia médica en centros de detención migratoria de EU

lunes, 8 de mayo de 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La organización Human Rights Watch (HRW) denunció las “serias fallas” de la atención médica en los centros de detención migratoria, y advirtió que ello podría empeorar con la puesta en marcha de las políticas antimigrantes del presidente Donald Trump. En su informe “Indiferencia sistémica” publicado hoy, HRW documentó 16 casos ocurridos entre 2012 y 2015, en los cuales la negligencia de las autoridades médicas costó la vida a migrantes durante su periodo de privación de libertad. Según la organización, la situación empeorará con la persecución de migrantes indocumentados y la construcción de nuevos centros de detención en la frontera de Estados Unidos con México, acciones que Trump anunció durante su campaña y plasmó en las órdenes ejecutivas que firmó en sus primeros días de mandato. Si bien la mayor parte de los abusos médicos fueron detectados en centros de detención operados por empresas privadas –como el de Eloy, en Arizona, donde 15 personas se suicidaron en 2003–, HRW afirmó que los servicios de salud también son deficientes en los centros públicos, por lo que la problemática es “sistémica”. La organización exigió al Departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés) que cancele los contratos con empresas violatorias de los derechos a la salud de los detenidos y, de manera general, que no ponga en detención a los solicitantes de asilo ni a las personas afectadas con graves enfermedades mentales. Según la organización, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) recibió “durante años” reportes sobre las deficiencias en la atención médica –incluso llevó a cabo investigaciones internas sobre el tema– pero “no tomó alguna acción significativa” para resolverla. Entre los problemas señalados destacan la presencia de personal médico sin calificación, las tardanzas en la atención de casos de emergencia, la negativa en proporcionar ayuda psiquiátrica, la puesta en aislamiento de personas con enfermedades mentales graves o la ausencia de programas para prevenir los suicidios. “El sistema de migración estadunidense mantiene a un promedio de 41 mil personas en detención cada día. Encierra a solicitantes de refugio y residentes de larga duración en Estados Unidos, incluyendo a los titulares de estancia legal. Encierra a hombres, mujeres, y niños, a veces durante días, y a veces por meses o años. La mayoría está detenida sin una audiencia individual para determinar si su detención es realmente necesaria”, deploró HRW. También recordó que en los últimos 15 años la población migrante detenida se duplicó en Estados Unidos: en 2001, las autoridades detuvieron a 209 mil personas, y en 2013 esta cifra alcanzó los 440 mil 570 individuos. De acuerdo con HRW, el incremento de la detención derivó, en parte, de los gastos de millones de dólares en cabildeo político que realizaron las empresas dedicadas al negocio de la reclusión durante las administraciones de Barack Obama. “Durante la campaña presidencial de 2016, Trump habló con aprobación de las empresas carcelarias privadas, y meses después de su elección, estas empresas vieron su cotización en bolsa dispararse”, alertó.

Comentarios