Macron aumenta el salario mínimo en 100 euros; busca calmar a 'chalecos amarillos”

lunes, 10 de diciembre de 2018
PARIS (apro).- Frente a millones de franceses, el presidente Emmanuel Macron hizo varias declaraciones para intentar calmar a los “chalecos amarillos”, después de un cuarto sábado violento en las calles de Francia. Apareció calmado y habló con una voz suave, diferentemente de lo que se le conoce. Los franceses tenían ansias de escuchar a su presidente, Emmanuel Macron, que no apareció en los medios en toda la crisis que dura desde el 17 de noviembre. Se dirigió a su pueblo este lunes en la hora del noticiero vespertino. Frente a la crisis política, hizo varios avances sociales para calmar la rabia de los “chalecos amarillos”. Y son cuatro grandes avances entre las reivindicaciones de los franceses que protestan: una de las principales, la que concierne al poder adquisitivo. El salario mínimo bruto aumentará en 100 euros, sin que le cueste a los patrones y empleadores. Otra medida importante: se cancela, para las personas jubiladas cuya pensión es inferior a 2 mil euros al mes, la CSG (contribución social general, una aportación obligatoria y proporcional que permite financiar la seguridad social). Las horas suplementarias efectuadas por los asalariados serán defiscalizadas a partir de enero. La bonificación del fin de año para los asalariados serán también desficalizadas y desocializadas, si los empleadores pueden hacerlo. Los “chalecos amarillos” no cantan victoria Otro punto importante fue el del comportamiento de Emmanuel Macron, muy criticado por su poco respeto a las clases bajas, su manera de hablar despectiva y su ego. “Sé que pude haber lastimado a algunos de ustedes por mis palabras”, se disculpó el presidente ante las televisoras francesas. "Esta noche quiero ser muy claro con ustedes: si luché para cambiar el sistema en vigor, es justamente porque quiero estar al servicio de mi país y porque lo amo”, confesó. En general, los “chalecos amarillos” –que protestan desde el 17 de noviembre, originalmente por el aumento del impuesto a las gasolinas– saludaron el gesto del presidente, pero siguen molestos y no se satisfacen de esas declaraciones. Es que el presidente anunció que no renunciaría a anular el Impuesto sobre la Fortuna (ISF), el impuesto a las personas de alto patrimonio común que Emmanuel Macron canceló, una de las acciones del presidente más criticadas por los “chalecos amarillos”. Los “gilets jaunes” no son los únicos en tener reivindicaciones. Algunas horas antes del discurso de Macron, los proveedores sociales volvieron a pedir la anulación de la reducción de las ayudas al alojamiento (APL), medida emprendida por Emmanuel Macron. "La disminución de las APL, en un país que vive una precariedad en aumento, es un error”, declaró Jean-Louis Dumont, presidente de la Unión Social del Alojamiento. El movimiento no para Hayk Shahinyan, uno de los “chalecos amarillos” invitado por France 2 durante la alocución del presidente, mencionó la intención de presentar una lista del movimiento en la próximas elecciones europeas en mayo del 2019. Mientras tanto y frente al descontento  persistente, los “gilets jaunes” se están preparando para el próximo día de movilización. El “Acta 5” se está gestionando para  el próximo sábado 15 de diciembre. En Facebook, una página titulada “Acta 5 - jaque mate” ya reúne a 6.2 mil personas que asistirán a la protesta y 34 mil interesados.

Comentarios