Instan a presidentes de Episcopados a reunirse con víctimas de la Iglesia

martes, 18 de diciembre de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los organizadores de una inédita reunión sobre abusos por parte del clero, que se llevará a cabo en febrero próximo, pidieron a los presidentes de las conferencias episcopales visitar personalmente a las víctimas de sus respectivos países, con el fin de prepararse debidamente para el encuentro. El papa Francisco invitó a los jefes eclesiásticos a una cumbre del 21 al 24 de febrero para responder a los recientes escándalos que involucran a la Iglesia católica en Estados Unidos, Chile y otros países. La reunión se concentrará en los temas de responsabilidad, rendición de cuentas y transparencia. El pontífice eligió como organizadores del encuentro al arzobispo de Chicago, Estados Unidos, Blase J. Cupich; al arzobispo de Bombay, cardenal Oswald Gracias; al secretario adjunto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el maltés Charles Scicluna, y al presidente del centro de Protección de Menores de la Universidad Pontificia Gregoriana y miembro de la Comisión para la Tutela de Menores, Hans Zollner. El recién nombrado Scicluna es conocido como “el cazador de pederastas” y es conocido por sus investigaciones sobre los casos de abusos sexuales en la Iglesia chilena. Este comité envió una carta a las conferencias episcopales en la que se exhorta a todos los participantes “a seguir el ejemplo del Papa Francisco y encontrarse personalmente con víctimas de abusos antes del encuentro de Roma”. El primer paso, señalan, debe ser tomar conciencia de la verdad de lo ocurrido. “Por esta razón, urgimos a cada presidente de conferencia episcopal a acercarse y visitar a víctimas que han sufrido abusos por parte del clero en sus respectivos países antes de la reunión de Roma, y aprender así, de primera mano, el sufrimiento que han soportado”, expresa la carta. Los encuentros personales “son una forma concreta de reafirmar que los supervivientes del abuso clerical son la prioridad en la mente de todos durante el encuentro de febrero”, añade. “Si en el pasado la omisión pudo convertirse en una forma de respuesta, hoy queremos que la solidaridad, entendida en su sentido más hondo y desafiante, se convierta en nuestro modo de hacer la historia presente y futura”, escriben los organizadores del encuentro. Advierten además que de no darse una respuesta completa y comunitaria, no solo no se logrará curar a las víctimas, sino que la credibilidad de la Iglesia para llevar a cabo la misión de Cristo estará en peligro en todo el mundo. En la carta convocan a asumir el desafío que tiene la Iglesia uniéndose en solidaridad, humildad y penitencia para reparar el daño causado, “compartiendo un compromiso común de transparencia y responsabilizando a todos en la Iglesia”. La reunión es inédita, ya que en la historia de la Iglesia nunca se había hecho este tipo de convocatoria. Además de los representantes de las 130 Conferencias Episcopales, también participarán víctimas de los abusos por parte del clero, jefes de las Iglesias católicas orientales, e integrantes de la Comisión de la Protección de menores, entre otros. El primer paso es “reconocer la verdad de lo sucedido” y “cada uno de nosotros debe afrontar este reto”, expresaron los organizadores (con información de agencias).

Comentarios