Escalan protestas en Madrid por la muerte de un joven senegalés

viernes, 16 de marzo de 2018
MADRID (apro).— Las manifestaciones de protesta por la muerte de un joven senegalés tras una persecución policial ayer en el barrio madrileño de Lavapiés, se extendieron este viernes a Barcelona, Pamplona y Valencia, donde se leyeron manifiestos para exigir justicia. Tras los disturbios que se vivieron hasta pasada la medianoche, con inmuebles comerciales o coches destrozados y una sucursal bancaria e innumerables contenedores de basura incendiados, esta mañana se volvieron a vivir momentos de tensión por la visita del cónsul de Senegal, Mouctar Belal, a quien reprochaban haberse presentado en el barrio casi 20 horas después de la hora que reclamaban su presencia. La intervención de policías antidisturbios para apoyar la salida del diplomático de un bar de la zona donde se refugió, propició nuevos enfrentamientos con los jóvenes africanos. Como la noche anterior, la policía volvió a disparar balas de goma, lo que generó protesta, y los jóvenes indignados lanzaron piedras, sillas y mesas de las terrazas de los bares de la zona. Malick Gueye, portavoz del sindicato de manteros, así llamados aquí estos jóvenes dedicados a la venta ambulante de productos, denunció que llevan años sufriendo la presión de la policía, que los persigue y realiza redadas por su comercio informal. Hay al menos dos versiones sobre cómo se produjo la muerte de Mmame Mbaye, de 35 años, porque testigos y un compañero del vendedor aseguraron que la policía inició una persecución desde la Puerta del Sol en moto y al llegar al barrio de Lavapiés, el hombre se desplomó, al parecer por un paro cardio-respiratorio. Los hechos se produjeron minutos antes de las 17:00 horas en la calle Oso de Lavapiés. Por su parte, la policía sostiene que recibió una llamada de emergencia, por lo cual una pareja de agentes que patrullaban en la zona se encontraron al hombre en el suelo sin respiración, iniciaron operaciones de reanimación cardiopulmonar hasta la llegada de los servicios de emergencia, que continuaron con la atención, pero ya sin éxito. Después, los manteros y miembros de colectivos contra el racismo cortaron las calles aledañas para impedir que se llevaran el cuerpo y pidieron que se aclarara la situación. Esperaban, de hecho, la presencia del cónsul senegalés, que no se presentó La alcaldesa de Madrid, manuela Carmena, anunció en redes sociales que investigará “a fondo lo sucedido” y prometió que se actuará en consecuencia. Fuentes de la policía aseguran que no existe evidencia de que haya habido una persecución policial en Mamme Mbaye, originario de Pire, Senegal, llevaba 14 años en España, a donde llegó saltando las vallas en la frontera de Marruecos con la ciudad autónoma de Melilla, perteneciente a España. Estaba de forma ilegal en España, a pesar de que intentó regularizar su situación migratoria en distintas ocasiones. En los disturbios la noche del jueves hubo una decena de personas heridas y al menos seis heridos, todos ellos jóvenes españoles pertenecientes a organizaciones antisistema, quienes se sumaron a las protestas y, según las fuentes gubernamentales, fueron ellos los que radicalizaron la protesta. Los momentos de mayor tensión se produjeron entre las 21:00 horas y la 1:30 horas de este viernes