Dimite secretario de Comunicación del Vaticano acusado de manipular carta de Benedicto XVI

miércoles, 21 de marzo de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de 10 días de escándalo por la presunta manipulación de una carta del Papa emérito Benedicto XVI sobre la formación teológica del Papa Francisco, el prefecto de la secretaría de Comunicación del Vaticano, Darío Edoardo Viganó, presentó su renuncia al puesto. La dimisión presentada este miércoles fue aceptada por al Papa Francisco aunque en su respuesta al documento de renuncia le pidió a Viganó pero que permanezca en la secretaría para ayudar al próximo prefecto. Por su parte, el Vaticano informó que hasta el nombramiento de un nuevo responsable, la dependencia estará guiada por el número dos de esa oficina, el sacerdote argentino Lucio Adrián Ruíz. Mediante un comunicado, el vaticano informó que el Pontífice agradeció a Viganó el gran empeño en estos años, su disponibilidad y el haber destacado que la reforma de la Iglesia no es un problema de organigrama sino más bien “la adquisición de un espíritu de servicio”. La renuncia ocurrió después de la polémica desatada en días recientes por la publicación parcial de una carta de Benedicto XVI sobre la formación teológica de Francisco. El 12 de marzo pasado, en vísperas del quinto aniversario del Pontificado de Francisco, el Vaticano informó de la existencia de una carta del Papa emérito respecto de la publicación de unas obras sobre la teología del Pontífice argentino. Sin embargo, la Secretaría de Comunicación sólo hizo públicos algunos párrafos que acompañó de una fotografía que mostraba la primera página de la epístola -con la última parte desenfocada-, mientras la segunda página aparecía oculta por unos libros. Los párrafos difundidos sólo hacían referencia a la defensa de Benedicto XVI ante el "necio prejuicio" según el cual el Papa Francisco sólo sería un hombre práctico sin particular formación teológica y filosófica. Tras ello una parte de la prensa y áreas conservadoras acusaron manipulación, censura o falta de ética y acusaron directamente de la gestión del caso a la secretaría de Comunicación. Debido a la presión, el sábado pasado la secretaría admitió que no publicó la carta completa de Benedicto XVI, incluido un párrafo en el que el Papa emérito declinaba la petición de prologar la obra sobre Francisco, ya que tendría que haber leído los volúmenes y, en este momento, no lo permitían sus fuerzas físicas y otros compromisos. En el resto de la misiva Benedicto XVI expresaba su sorpresa porque entre los autores de los libros se encontraba el teólogo Peter Hunermann, quien durante el pontificado de Benedicto se distinguió por liderar iniciativas antipapales. La secretaría alegó que la decisión de no publicar íntegra la carta fue motivada por la discreción y no por un intento de censura. Para disipar cualquier duda se decidió publicar la nota completa, pero varios sectores pidieron que Viganó admitiera su responsabilidad por la mala gestión del caso. Con información de EFE y Notimex

Comentarios