La CUP frustra investidura de Jordi Turull como nuevo president de la Generalitat

jueves, 22 de marzo de 2018
MADRID (apro).- El independentismo catalán fracasó en su intento por investir esta noche –en España– como nuevo president de la Generalitat al diputado Jordi Turull, una operación que pretendía adelantarse a la cita que este viernes tienen todos los líderes independentistas en el Tribunal Supremo, donde el magistrado Pablo Llarena decidirá si los procesa por los delitos de rebelión y sedición. Los cuatro diputados de la antisistema Candidatura d´Unitat Popular (CUP) se abstuvieron, lo que dejó en evidencia la división que se vive en las filas del independentismo. La CUP decidió por la tarde no apoyar la candidatura de Turull, uno de los más cercanos colaboradores del expresident Carles Puigdemont, por desconfiar que continúe con la ruta para hacer efectiva la declaración de independencia, como ellos pretenden. En su intervención, aseguraron que no pueden condicionar su acción política a la “acción represiva del Estado” ni a las decisiones que tome el magistrado. Por ello, la votación de esta noche en el Parlament de Cataluña se saldó con 64 votos a favor, 65 en contra y cuatro abstenciones. De acuerdo con la legislación vigente, el presidente del parlament, Roger Torrent, convocó para este sábado a las 10 horas a la sesión plenaria para una segunda votación a la investidura, que sólo requiere de una mayoría simple. En su intervención en la tribuna del parlament, Turull evitó cualquier alusión a la independencia y abogó por restituir la autonomía, intervenida por el gobierno central con la aplicación del artículo 155 de la Constitución española. El pasado miércoles 21, el magistrado Llarena citó para este viernes a los líderes independentistas para anunciarles su resolución si los procesará, y ello podría implicar su entrada en prisión. De esta manera, Junts pel Catalunya (PxCat) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) acordaron investir de manera express a Jordi Turull. Este último partido anunció, después de la sesión, que las diputadas Marta Rovira, Carme Forcadell y Dolors Bassa renunciaron a sus escaños para “no interferir en la actividad democrática del Parlament y que ningún juez le pueda hacer chantaje a la voluntad democrática del pueblo de Cataluña”.

Comentarios