Ataques suicidas en Kabul dejan 25 muertos, entre ellos nueve periodistas

lunes, 30 de abril de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un doble atentado suicida reivindicado por el grupo extremista Estado Islámico (EI) mató esta mañana a 25 personas en el centro de Kabul, la capital de Afganistán, entre ellos nueve periodistas. De acuerdo con la policía, entre las víctimas del doble atentado hay un fotógrafo de AFP y un camarógrafo de una televisora local, además de cuatro policías, así como 45 personas lesionadas. Y mientras la capital afgana se recuperaba del golpe, un coche bomba mató a 11 niños unas horas más tarde en la provincia de Kandahar, en el sur del país, sostuvo un portavoz policial. En un comunicado que el EI publicó en un cibersitio afiliado, la milicia radical destacó que dos de sus miembros perpetraron el doble atentado contra la sede de los “renegados” servicios de inteligencia afganos en Kabul. Los ataques tuvieron lugar en la zona de Shash Darak, en el centro de la ciudad, donde, además de la sede de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y numerosas embajadas extranjeras, está la sede del servicio de inteligencia del país. El portavoz de la policía de Kabul, Hashmat Stanekzai, detalló que el primer suicida iba a bordo de una motocicleta, y la segunda explosión estaba pensada contra quienes se acercaron al lugar para asistir a las víctimas de la primera. El segundo atacante iba a pie y fingió ser uno de los muchos reporteros que llegaron a la zona, apuntó el portavoz, añadiendo que su objetivo eran los periodistas, ya que se inmoló cuando aún estaba entre ellos. Según Agence France-Presse (AFP), el jefe de los fotógrafos de la agencia en Kabul, Shah Marai, está entre los fallecidos. Marai murió en la segunda explosión, dirigida contra un grupo de periodistas que corrieron a reportar el primer ataque. La Federación de Periodistas de Afganistán (AFJ) divulgó los nombres de los nueve periodistas muertos: Ebadollah Hananzi, Sabvon Kakeker y Maharam Darani (Azadai radio), Yar Mohammad Tokhi (camarógrafo de la agencia ToloNews), Ghazi Rasoli y Norozali Rajabi (camarógrafos de TV1), Shah Marai Fezi (fotógrafo de la agencia AFP), Salim Talash y Ali Salimi (del canal Mashal). Unos 20 minutos después, en el mismo lugar, otro suicida se inmoló en medio de numerosos policías y comunicadores que cubrían el primer ataque. Más tarde, en la oriental provincia de Khost, fue baleado Ahmad Shah, periodista de la BBC. El comunicador se dirigía a su casa cuando su vehículo fue interceptado por dos hombres armados a bordo de una motocicleta desde la que abrieron fuego. En la lista de fallecidos del doble atentado había un camarógrafo de la televisora local TOLO TV, precisó Sediqullah Tawhidi, un funcionario del Comité. Y el agente de policía Jan Agha señaló que todos los periodistas perecieron en el segundo estallido, que causó heridas a dos policías. En un comunicado, el presidente de Afganistán, Asharf Ghani, condenó enérgicamente los ataques, que calificó como crímenes de guerra. La embajada de Estados Unidos también reprobó los “salvajes bombardeos” en Kabul y reiteró su apoyo al pueblo afgano y al gobierno de Ghani “en su lucha contra el terrorismo”. "Extendemos nuestras más profundas condolencias a las familias, amigos y compañeros de todas las víctimas, incluidos los valientes periodistas que están entre los muertos y heridos”, puntualizó en un comunicado, donde añadió que allí "donde los medios están en peligro, el resto de los derechos humanos están bajo una gran amenaza”. El jefe de la policía de Kabul, Dawood Amin, dijo que la zona atacada fue acordonada rápidamente y que las autoridades abrieron una investigación sobre el incidente. Mohammad Mousa Zahir, director del hospital Wazir Akbarkhan, señaló que varios de los heridos estaban siendo atendidos en el centro. En su comunicado, la filial afgana del grupo EI, conocida como Provincia Khorasan, precisó que el primer mártir detonó su chaleco explosivo cerca de los servicios de inteligencia, en el centro de Kabul, obligando a sus miembros a acudir a la zona de la explosión. El segundo suicida activó su dispositivo entonces, apuntó la nota, que exageró la cifra de fallecidos, algo habitual en este tipo de atribuciones. Por otra parte, en Kandahar un suicida atacó un convoy de la OTAN en el distrito de Daman y mató a 11 niños de una escuela religiosa ubicada en la misma carretera, destacó Matiullah Helal, portavoz adjunto del jefe de la policía de la región. Ningún grupo se atribuyó el atentado, que dejó 16 heridos, incluidos cinco soldados de la Alianza, nueve civiles y dos policías. Los alumnos de la madrasa se habían reunido junto al convoy por diversión, cuando el suicida se inmoló, dijo Abdul Rahim Ayubi, un legislador de la región. Además, un policía murió y cuatro más resultaron heridos en una explosión en Nangarhar, en el este del país, según un vocero del gobernador de la provincia. Con información de agencias