Preven que Lula se entregue mañana después de asistir a misa en honor a su esposa

viernes, 6 de abril de 2018
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de horas de negociaciones y protestas callejeras, la defensa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva ganó tiempo para que no fuera detenido este viernes y pueda asistir mañana a la misa en homenaje de su fallecida esposa, Marisa Letizia Rocco. El exmandatario, quien pretendía contender en las elecciones presidenciales de octubre próximo, logró alargar por unas horas su reclusión. Al término de la misa de este sábado 7 se entregaría a la justicia brasileña, según dio a conocer el senador Roberto Requiao, del ala nacionalista del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), quien esta tarde se encontraba con Lula en el Sindicato de Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, Gran San Pablo. "Lula está aquí tranquilo esperando para participar de la misa de mañana", dijo Requiao al canal sindical TVT. Se trata de la primera declaración que sugiere que se habría llegado a un acuerdo para que el expresidente brasileño no sea detenido esta noche, ya que sería de alto riesgo ejecutar un operativo policial con los miles de personas que tienen rodeadas las instalaciones del sindicato. "Lula está a la espera de que alguna decisión judicial detenga esta etapa autoritaria del Poder Judicial", sostuvo Requiao, exgobernador del estado de Paraná y del ala aliada al Partido del Trabajo (PT). Mañana, Marisa Leticia Rocco, esposa de Lula, cumpliría 67 años. El año pasado falleció por un accidente cerebro-vascular.

Comentarios