Inician 32 inmigrantes indocumentados búsqueda de sus hijos en 100 albergues de EU

lunes, 25 de junio de 2018
EL PASO, Texas (apro).– La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) liberó ayer a 32 inmigrantes –hombres y mujeres– para que inicien la búsqueda de sus hijos en los cerca de 100 albergues y centros de detención en todo Estados Unidos. Los inmigrantes, la mayoría jóvenes, fueron liberados después de que el gobierno de Donald Trump removió los cargos criminales en su contra por ingreso ilegal al país. Se trata del primer grupo que queda en libertad después de que el ocupante de la Casa Blanca puso fin, el pasado miércoles 20, a su política de separar familias que cruzan la frontera de manera irregular. Los 32 inmigrantes arribaron alrededor de las 3 de la tarde del domingo 24 a uno de los albergues de Annunciation House, una organización no lucrativa que por más de dos décadas ha apoyado a ese sector. Llegaron en un autobús blanco del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y en una camioneta Van de la misma oficina. No se permitió el acercamiento de la prensa y no hubo detalles sobre la nacionalidad, edad o número de hijos de cada uno de los liberados. Un grupo de gente de la comunidad les dio la bienvenida con gritos de “¡Estamos con ustedes!”, mientras los inmigrantes bajaban del camión y caminaban hacia la entrada principal del albergue, entre decenas de reporteros y cámaras. Rubén García, director de Annunciation House, dijo que apoyarán a los padres en la búsqueda de sus hijos, pero anticipó que será un proceso muy complicado. “De entrada, los padres tendrán que llenar un documento de ocho páginas para iniciar el proceso de reunificación, pero el gran problema es que cuando el gobierno le quita el hijo a una persona, es porque asume que el padre no es bueno para él. Entonces, bajo ese supuesto, ahora los padres tendrán que demostrar que son suficientemente buenos para recuperar y tener a sus hijos”, puntualizó. Agregó: “Mi esperanza es que el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) entiendan que este es un proceso distinto y que tienen que reunificar a las familias con rapidez”. Según estimaciones del DHS, alrededor de 2 mil 300 menores fueron separados de sus padres al cruzar la frontera de manera ilegal o entregarse en los puentes internacionales para solicitar asilo. Luego que los padres fueron arrestados para enfrentar un cargo criminal en las cortes federales, los menores fueron tomados en custodia por HHS y ORR, quienes los colocaron en diferentes albergues a lo largo y ancho del territorio nacional. Ni a los padres ni a sus abogados se les proporcionó información del paradero de sus hijos, pero casos recientes han evidenciado que mientras aquellos quedaron detenidos en esta ciudad, los hijos podrían haber sido enviados a lugares tan lejanos como Florida, Nueva York o Georgia. Taylor Levy, coordinadora legal de Annunciation House, informó que hasta ahora ha sido extremadamente difícil para los padres averiguar el paradero de sus hijos. “Les dieron un número 1-800, pero el tiempo de espera para que alguien responda la llamada es hasta de una hora y media”, dijo Levy .“Y si tienen suerte y alguien les responde, no les dan información útil. Es muy frustrante para ellos”. Los inmigrantes liberados tendrán la posibilidad de viajar por el país para buscar a sus hijos, pero aún tendrán que enfrentar su proceso migratorio y acudir a una corte para que un juez resuelva su situación. De acuerdo con Levy, en muchos casos los niños menores tendrán que enfrentar su proceso solos, lo que será absolutamente difícil. Se espera que a partir de esta semana continúe la liberación de personas adultas para que busquen a sus hijos.

Comentarios