Inicia juicio contra ginecólogo por caso de bebés robados durante la dictadura franquista

martes, 26 de junio de 2018
MADRID (apro).— La Audiencia Provincial de Madrid juzga este martes y mañana miércoles al doctor Eduardo Vela por el robo de un bebé en 1969 en la clínica madrileña San Ramón. Este es el primer juicio de miles de niños en España que fueron presuntamente separados a la fuerza de sus padres para ser vendidos por redes que empezaron a funcionar durante la dictadura franquista y se prolongó hasta los años 80 del siglo pasado. Hasta ahora los casos de dos mil 95 supuestas víctimas del tráfico de menores están en manos de la justicia, de los cuales 522 fueron ya remitidos ante los órganos judiciales. Aunque la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir) estima que unos 300 mil menores fueron robados. La red que operó con el beneplácito de la dictadura franquista robó la mayoría de los hijos de simpatizantes de la izquierda republicana que perdió la Guerra Civil española en 1939 y dio paso al régimen militar de Francisco Franco. Los menores eran vendidos a familias afines al régimen. La monja Sor María o Florencia Gómez Valbuena, quien orquestaba la red de entrega de los menores, fue imputada por estos casos, sin embargo, falleció en 2013. La fiscalía pide 11 años de prisión para el doctor Vela, un ginecólogo de 85 años, por participar en el robo de Inés Madrigal, que nació en 1969 y fue sustraída de su madre biológica y entregada a una mujer estéril, a quien Vela le había recomendado fingir un embarazo con cojines en el vientre. La acusación particular, figura que contempla la ley española, solicita se le impongan al médico trece años de cárcel. El Ministerio público acusa al doctor Vela de un delito de sustracción de menor de siete años, otro de suposición de parto cometidos por médico y otro de falsedad en documento oficial y fija una indemnización a Inés Madrigal de 350 mil euros. Entrevistada por la agencia EFE, Inés Madrigal señaló que no odia al doctor Vela, pero recuerda que él les dijo que no buscaran a sus madres, porque nunca las íbamos a encontrar. Estas palabras del médico fueron las que animaron a Madrigal a presentar su querella que hoy sentó por primera vez al doctor Vela en el banquillo por el robo de bebés, junto con la fallecida religiosa.

Comentarios