Declaran culpable de ocho delitos financieros a Paul Manafort, exjefe de campaña de Trump

martes, 21 de agosto de 2018
WASHINGTON (apro).- Paul Manafort, exjefe de la campaña proselitista del presidente Donald Trump, fue declarado culpable de ocho de 18 delitos que le imputó el fiscal independiente del Departamento de Justicia, Robert Mueller. Concluidas tres semanas de juicio en la corte federal del Distrito de Columbia (Washington, D.C.), el juez T.S. desechó 10 cargos federales que el gobierno federal estadunidense le achacaba a Manafort. Luego de minuciosas deliberaciones por parte del equipo de Mueller y la defensa del exjefe de campaña de Trump, el jurado encontró responsable a Manafort de cinco delitos de fraude fiscal, uno por no proporcionar información tributaria necesaria y dos más por cuentas bancarias fraudulentas. Los delitos por los que fue declarado culpable podrían resultar en una sentencia de por lo menos 80 años de prisión. La fecha del veredicto se dará a conocer en los próximos días. Mueller, quien investiga si el equipo de campaña de Trump y el gobierno de Rusia se coludieron en 2016 para socavar los comicios presidenciales de Estados Unidos, ese año, se apuntó la primera victoria en un proceso de investigación altamente criticado por el ocupante de la Casa Blanca. Cohen, culpable de ocho delitos Al mismo tiempo, en Nueva York se informó que Michael Cohen, exabogado personal de Trump, se declaró culpable de ocho delitos relacionados con el financiamiento ilegal de procesos electorales y fraude, y por ocultar fondos destinados para pagar a mujeres que presuntamente sostuvieron relaciones amorosas e íntimas con al actual primer mandatario. Los cargos contra Cohen son: cinco por fraude fiscal, dos por fraude bancario y uno por ocultar dinero en cuentas bancarias en el extranjero. La información procedente de Nueva York sostiene que Cohen aceptó declararse culpable y cooperar con el equipo de fiscales de Mueller, a cambio de recibir una sentencia menos severa de la que le correspondería. Cohen fue una de las figuras de la campaña presidencial de Trump en 2016 y quien, con dinero de procedencia sospechosa, pagó el silencio de la actriz de cine para adultos, Stormy Daniels, para que no divulgara la relación sexual que tuvo con el entonces candidato presidencial. El exabogado de Trump también está involucrado en la compra del silencio de otra mujer y modelo profesional de revistas para adultos, la cual sostuvo una relación con su cliente justo cuando nacía el hijo de la ahora primera dama de Estados Unidos, Melania. La declaración de culpabilidad de Manafort y la aparente cooperación de Cohen con el equipo de Mueller se dieron casi al mismo tiempo en que Trump ha insistido en que el fiscal independiente no tiene evidencias sobre la presunta colusión con los rusos, y ha demandado que se cierre la pesquisa federal. Por su lado, la defensa de Manafort declaró que su cliente “se encuentra decepcionado” y que respeta las decisiones federales. Los abogados del exjefe de campaña de Trump declinaron responder a las preguntas de los reporteros. Robert Khuzami, fiscal federal a cargo de la investigación sobre el caso Cohen, declaró que el acusado fue declarado culpable de ocho delitos financieros que le costaron al gobierno federal 1.3 millones de dólares en impuestos. “Le pagó a dos mujeres para que guardaran silencio y los justificó con recibos de la campaña (de Trump) argumentando que eran gastos del proceso electoral, lo cual no fue cierto”, indicó Khuzami. Afirmó que Cohen va a pagar con “un precio muy alto” los delitos en los que incurrió en la campaña presidencial en 2016. Sin embargo, el integrante del equipo de Mueller evitó exponer los detalles del compromiso de cooperación del exabogado del presidente Trump. Khuzami acotó que algunos de los delitos de los cuales se declaró culpable Cohen “los llevó a cabo en coordinación con el candidato a un puesto federal (Trump, excandidato republicano)”. Desde el pasado fin de semana, el presidente de Estados Unidos se ha dedicado a desacreditar a Mueller. Por ejemplo, en su cuenta personal de Twitter ha sostenido que, como no hay colusión de su campaña con los rusos, ahora se quieren inventar la acusación de obstrucción de justicia. El caso de Cohen, que implica violaciones a las leyes electorales federales, podría relacionar al presidente de Estados Unidos en un caso de obstrucción de justicia, aunque el mandatario asegure que ese cargo no existe en el lenguaje jurídico.

Comentarios