Trump rechaza la globalización y pide al mundo adoptar el patriotismo

martes, 25 de septiembre de 2018
WASHINGTON (apro).- En lo que algunos expertos podrían calificar como una auto apología, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó un informe ante la Asamblea General de la ONU con un panorama de presuntos éxitos de su gobierno a nivel nacional e internacional con el que exigió rechazar la globalización para adoptar el patriotismo. “Rechazaremos la globalización y adoptaremos el patriotismo”, sentenció Trump en su discurso ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dedicado en gran parte al autoelogio de sus presuntos éxitos como presidente de los Estados Unidos. “Nuestra fuerza militar es más poderosa que nunca y nuestro país es más fuerte, seguro y rico que cuando asumí la presidencia hace casi dos años”, dijo Trump ante la Asamblea. Con un discurso apegado al conservadurismo tradicional, el mandatario estadunidense expuso una política económica y exterior enfocada a imponer al mundo los intereses de Estados Unidos por encima al de las naciones que considere como enemigas de los principios que propaga. En la lectura de una especie de decálogo de buenas calificaciones, Trump enlistó como logros de su mandato la buena salud de los mercados bursátiles, la caída en el desempleo general en especial entre la comunidad afroamericana, asiática e hispana. “Hemos aprobado el paquete más grande de reformas en la historia estadunidense, iniciamos la construcción de una gran barda fronteriza y fortalecimos la seguridad fronteriza”, propagó el mandatario. El mensaje del presidente Trump se enfocó, a su vez, a advertir de la lucha contra el terrorismo y en el ámbito comercial a la comunidad internacional en materia armamentista. Reiteró que su gobierno profesará el proteccionismo en el intercambio global de bienes y servicios, lo que está dispuesto a defender por medio de la imposición unilateral de los aranceles. “Practicaremos la apertura comercial con algunas condiciones”, apuntó Trump antes de condicionar la política de comercio a la exigencia de reciprocidad en los impuestos a las exportaciones e importaciones, la anulación de subsidios y la anulación de las manipulaciones monetarias. “No vamos a tolerar más abusos ni la victimización de nuestros trabajadores, Estados Unidos nunca pedirá disculpas por proteger a sus ciudadanos”, indicó el presidente. Como ejemplo de lo que pretende su gobierno en materia comercial, mencionó la conclusión de las negociaciones con México. “Es solo el comienzo”, antepuso Trump. En términos de política exterior, escenificó como logros su acercamiento con el líder norcoreano Kim Jong Un para la eliminación del programa de desarrollo nuclear. “Los misiles y cohetes ya no vuelan en ambas direcciones (hacia Estados Unidos y Corea del Norte), se reemplazó a la sombra del conflicto con la de la paz”, afirmó. Al referirse al Oriente Medio y sin presentar pruebas de sus aseveraciones, el presidente de Estados Unidos dijo que, gracias al Pentágono, se logró sacar de Irak y Siria a los elementos del grupo terrorista Estado Islámico. “Mejoró el combate al terrorismo y al financiamiento de éste”, acotó Trump. Del caso de Siria insistió en que su gobierno no cejará hasta lograr el reemplazazo del régimen de Bashar al-Ássad con un sistema democrático, para ello, exhortó a la comunidad internacional a evitar que el gobierno de Irán intervenga en los conflictos de esa región del mundo. Exigió a la ONU que si el gobierno de Al-Ássad volviera a utilizar armas químicas para atacar a su población, debe actuar con fuerza para contener ese tipo de agresiones inhumanas. El mensaje de Trump en la Asamblea General fue sobre una economía internacional, las políticas antimigratorias, de apertura comercial, de patriotismo e intervencionismo militar cuando Washington considere que sus intereses globales están en riesgo.

Comentarios