Paul Manafort recibe una segunda sentencia; pasará al menos siete años en prisión

miércoles, 13 de marzo de 2019
WASHINGTON (apro).– Paul Manafort, quien fuera jefe de la campaña presidencial de Donald Trump en 2016, fue sentenciado a 73 meses de cárcel adicionales a los 47 que le habían asignado la semana pasada por delitos relacionados al fraude bancario y evasión fiscal. “Es difícil desestimar el número de mentiras, el monto de los fraudes y del dinero involucrado”, dijo la juez federal de la Corte del Distrito de Columbia, Amy Berman Jackson, momentos antes de sentenciarlo. Pese a que Manafort pidió clemencia y afirmó estar arrepentido de sus delitos, el otrora poderoso cabildero político de casi 70 años recibió un castigo adicional al que le impuso la semana pasada por un juez federal en una corte en el estado de Virginia. Si se suman las dos sentencias que recibió, Manafort tendría que pasar 10 años en la cárcel. Sin embargo, por los nueve meses que ya lleva tras las rejas y si muestra una buena conducta, el exasesor del presidente podría quedar libre en unos siete años y medio. Manafort, quien estuviera a cargo de la campaña presidencial de Trump de marzo a junio de 2016, fue el primer asesor encausado judicialmente por Robert Mueller, el fiscal especial a cargo de la investigación para determinar si el ahora presidente de Estados Unidos se coludió con los rusos para socavar los comicios pasados para elegir al primer mandatario, o si alguien en la Casa Blanca obstruyó la ley para ocultar la asociación delictiva. El acusado apeló a la clemencia de la jueza y a que tomara en cuenta que en una semana cumplirá 70 años y su esposa, de 66 años, se quedaría sola. “Una parte significativa de su carrera se ha dedicado a engañar al sistema”, le dijo la ministra, que de haber seguido las reglas de sentencia obligatoria por delitos financieros y fiscales, lo debió haber condenado a por lo menos 10 años de cárcel. Ante la corte federal de la capital de Estados Unidos, Manafort está acusado de 16 delitos, entre ellos lavado de dinero, evasión fiscal, obstrucción de justicia y fraude bancario, que le permitieron ganar ilegalmente varios millones de dólares en la última década, como lo define en el encausamiento el fiscal Mueller. Antes de emitir la sentencia, la jueza aclaró que su determinación de castigo a Manafort nada tenía que ver con el caso que investiga Mueller sobre una colusión entre la campaña de Trump y los rusos.   Sentencia innecesaria: defensa “No estamos sorprendidos por la sentencia”, declaro Kevin Downing, el abogado de Manafort a su salida de la corte. “No hay colusión con los rusos, estamos muy tristes por la emisión de esta sentencia, que era verdaderamente innecesaria”, acotó el abogado en medio de gritos de manifestantes que lo llamaban mentiroso. Después de la primera sentencia emitida por el juez federal en Virginia, el presidente Trump dijo que Manafort es un buen hombre, pero declinó responder si eventualmente otorgaría el perdón a su exasesor. Minutos después de que la jueza en la capital estadunidense sentenciara a Manafort, la Fiscalía del estado de Nueva York anunció que en Manhattan develaron un encausamiento judicial en su contra, en el que lo acusan de varios delitos financieros.

Comentarios