Cruz Roja Internacional anuncia el ingreso de ayuda humanitaria para Venezuela

viernes, 29 de marzo de 2019 · 18:38
CARACAS (apro).- La esperada ayuda humanitaria para Venezuela llegará de la mano de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, anunció este viernes su presidente, Francesco Rocca, desde la sede del organismo en Caracas. El representante de la Cruz Roja Internacional (CRI) aseguró que esa ayuda servirá a más de 650 mil personas en situación de vulnerabilidad, y comentó que desde Ginebra iniciaron ayer las gestiones para canalizar el ingreso de los insumos, que al cabo de dos semanas podrán empezar a repartirse. “Estimamos que en un plazo de aproximadamente 15 días estaremos en la capacidad de dar inicio para brindar la ayuda a que nos hemos comprometido”, dijo, y recalcó que la distribución y entrega es “una responsabilidad de la Cruz Roja sola”, por lo que cualquier interferencia será denunciada. “Sabemos que esta sociedad civil está tan polarizada, pero no podemos comprometer nuestro emblema que es de protección para todos sin tomar parte”, subrayó. Horas antes del anuncio de la Cruz Roja, el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, informó que la ayuda humanitaria ingresaría próximamente al país. “Venezuela, hoy les anuncio que en los próximos días estaremos recibiendo importantes apoyos médicos para contener la emergencia humanitaria compleja (…) El dictador (Nicolás Maduro) debe retirar sus obstáculos, replegar a sus criminales y permitir la entrada total de la ayuda humanitaria”, resaltó en un video difundido por redes sociales. Rocca informó que esta gestión será posible tras reuniones con instituciones del Estado, organizaciones políticas y sociales, y la Iglesia católica. Sobre el contenido y detalles de las reuniones prefirió no pronunciarse ni especificar la identidad de los participantes. El anuncio lo hizo junto al cardenal Baltazar Porras, representante de la Iglesia católica venezolana. “Estoy dispuesto a trabajar con la Iglesia y con todas las mejores expresiones de la sociedad civil y otros actores humanitarios que quieran compartir esta alta responsabilidad en Venezuela”, apuntó el representante de la CRI. El reconocimiento de la situación crítica en Venezuela ha sido un elemento clave en el conflicto político y social de ese país, en el que dos fuerzas están en pugna por el poder. Por un lado, Juan Guaidó, quien se autonombró presidente encargado del país al establecer que Nicolás Maduro no podía ejercer la primera magistratura de la nación por las cuestionadas elecciones presidenciales de 2018, mientras que Maduro se aferra al poder con el apoyo de la cúpula militar. En este contexto, Guaidó ha levantado la bandera de la “ayuda humanitaria” en el contexto de una emergencia compleja que, según la definición de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se refiere a situaciones de crisis, no relacionadas con conflictos armados ni desastres naturales, sino derivadas de decisiones políticas de sus gobernantes, cuando el Estado no garantiza a sus ciudadanos condiciones básicas de salud, alimentación, educación y seguridad. De acuerdo con Rocca, en esas reuniones todas las partes reconocieron la emergencia humanitaria compleja que aqueja a los venezolanos y por ello se acordó que la CRI liderara el ingreso y distribución de la ayuda bajo sus principios de “neutralidad, imparcialidad e independencia”. Y Guaidó no perdió la oportunidad de señalar que Maduro admitió que su gestión ocasionó esa situación. “El régimen reconoce su fracaso al aceptar una emergencia humanitaria compleja que ellos mismos produjeron. Esto sólo reafirma que debemos seguir presionando que estamos muy cerca de lograr nuestra ruta”. Por su parte, el representante de la Cruz Roja Internacional fue claro en la necesidad de realizar su trabajo sin obstáculos. “La Cruz Roja no puede aceptar interferencia de otros actores y el tema de la distribución debe ser neutral y basada en nuestro asesoramiento, según la necesidad de los más necesitados”, precisó. Al ser consultado sobre el tiempo que tardó la Cruz Roja para hacer esta gestión, explicó que necesitaba tener las garantías legales para actuar, y se refirió a la situación de colapso en el sistema eléctrico que ha ocasionado muertes en los hospitales, por lo que ofreció atender esa situación en los centros de salud. “Para mí como ser humano no se puede aceptar que niños y adultos mueran por falta de luz, no es una patología la falta de luz. Vamos a trabajar en la electricidad en todos los hospitales con nuestros profesionales”, comentó. Respecto de la ayuda humanitaria que se encuentra en los centros de acopio en las ciudades fronterizas de Cúcuta (Colombia) y Roraima (Brasil), enfatizó que fue un tema muy politizado, pero aclaró que la Cruz Roja evaluará si esos insumos cumplen con los criterios de la organización para incorporarlos a su trabajo humanitario. “Si cumple con nuestros protocolos, claro que estamos listos para distribuir la ayuda de salud que está en Cúcuta y Brasil, pero será luego de una evaluación técnica, no política”, abundó. En Cúcuta, el pasado 23 de febrero, Guaidó intentó coordinar el ingreso del primer lote de ayuda humanitaria enviada por Estados Unidos y países aliados que respaldan al presidente encargado y rechazan a Maduro. Sin embargo, estos esfuerzos fueron en vano, porque los camiones que transportaban los insumos de la ayuda humanitaria fueron bloqueados en el Puente de Ureña por las fuerzas militares y policiales controladas por Nicolás Maduro. La carga era custodiada por voluntarios a favor de Guaidó y la situación terminó en represión contra los venezolanos que acompañaban los camiones. Varios días se prolongó la lucha por el ingreso de la ayuda humanitaria y terminaron quemados al menos dos camiones y parte de su carga. Luego de las declaraciones de la Cruz Roja, Guaidó alertó que Maduro “querrá disfrazar su derrota”, y sobre el ingreso y distribución de la ayuda humanitaria mencionó que “esta victoria es gracias a la movilización del pueblo de Venezuela”. Al cierre de esta nota el gobierno de Maduro no se había pronunciado al respecto.