El rey emérito de España, Juan Carlos I, anuncia su retiro total de la vida pública

lunes, 27 de mayo de 2019
MADRID (apro).- El rey emérito de España, Juan Carlos I comunicó este lunes a su hijo, el rey Felipe VI, su voluntad de apartarse definitivamente de toda actividad institucional y retirarse de la vida pública a partir del 2 de junio. En una carta difundida hoy, el viejo monarca le anuncia a su hijo su deseo de retirarse, coincidiendo con la fecha en el quinto aniversario del anuncio de su abdicación de la Corona de España. Refiere que, transcurridos cinco años desde aquel acontecimiento, ha llegado el momento de “retirarse de la vida pública por completo”. Entiende que a casi cinco años de la proclamación de su hijo, “ha llegado el momento de pasar una nueva página en mi vida y completar mi retirada de la vida pública”. Le comunica a su hijo que lleva “madurando” esa idea desde el año pasado, cuando cumplió 80 años y coincidiendo con su participación en los actos del 40 aniversario de la Constitución. “Con una firme y meditada convicción, hoy te expreso mi voluntad y deseo de dar este paso y dejar de desarrollar actividades institucionales, a partir del próximo 2 de junio”, escribe. Después de junio de 2014, los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía han desarrollado estos años actividades institucionales representando a España en actos protocolarios. Cuando se produjo su participación en los actos conmemorativos del 40 aniversario de la Constitución, Juan Carlos I tenía unos meses apartado de actividades, sin embargo, en este hecho se le dio un cariz especial por ser una figura clave de la Transición hacia la democracia, tras la muerte del dictador Francisco Franco. Hace unas semanas también apareció en la capilla ardiente de Alfredo Pérez Rubalcaba, exvicepresidente del gobierno, en el Congreso de los Diputados. Ese día también asistió a un partido de Rafael Nadal en el Open de Tenis de Madrid. El 17 de mayo, participó en la entrega del Premio Órdenes españolas 2019 al historiador Miguel Ángel Landero. Desde mediados de 2018, el equipo médico de la Casa Real dio a conocer en un comunicado recomendando que el monarca emérito no realizará actividades físicas intensas debido a que se había agudizado una antigua lesión que le generaba problemas musculares. En su misiva recuerda “lleno de emoción” el acto solemne de la Constitución española, “que me hizo evocar, con orgullo y admiración, el recuerdo de tantas personas que contribuyeron a hacer posible la Transición política y renovar mi sentimiento de permanente gratitud hacia el pueblo español, verdadero artífice y principal protagonista de aquella trascendental etapa de nuestra historia reciente”. Le explica las razones de su decisión y le señala, “tomo esta decisión desde el gran cariño y orgullo de padre que por ti siento, con mi lealtad de siempre”. El monarca se vio orillado a abdicar en junio de 2014, en medio de una inusitada crisis que debilitó a la institución, por sus fuertes problemas de salud, su polémica relación con Corinna su Zayn-Wittgentein y el escándalo del caso Nóos, que salpicó a la infanta Cristina y llevó a prisión a su yerno Íñaki Urdangarín.  

Comentarios