Chocan Zapatero y González por la decisión del presidente español de no recibir a Juan Guaidó

viernes, 24 de enero de 2020
MADRID (apro).- La decisión del presidente del gobierno español Pedro Sánchez de no recibir este sábado 25 al autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, de gira por Europa, provocó hoy un choque entre los expresidentes socialistas José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011) y Felipe González (1982-1996). Zapatero respaldó la decisión de Sánchez de no recibir a Guaidó. “No se equivoca. Acierta”, dijo en una entrevista en la radio, en el transcurso de la mañana. Poco después, Felipe González mostró su desacuerdo por medio de un comunicado donde afirmó que el también presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela es “el único representante legítimo de ese país”. Desde la mañana de este viernes, Venezuela centró el debate político cuando trascendió que el ministro de Fomento del gobierno de Pedro Sánchez, José Luis Ábalos, tuvo una reunión de madrugada con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, en su escala en el madrileño aeropuerto Barajas-Adolfo Suárez, de viaje a Turquía, como publicó el digital Vozpopuli. La cercana colaboradora de Nicolás Maduro tiene prohibido el ingreso a territorio de la Unión Europea (UE) por las sanciones que acordó Bruselas contra el régimen venezolano por su política represiva y la ausencia de libertades democráticas en ese país. El tema sirvió al Partido Popular (PP) para lanzar duras críticas contra el gobierno de Sánchez, para que expliquen la reunión con la colaboradora de Maduro, quien tiene vetada la entrada a la Unión Europea (al territorio Schengen), y movilizar a todos sus militantes y autoridades para acompañar a Guaidó en una concentración en la Puerta del Sol, en el centro de Madrid. El dirigente del PP, Pablo Casado, inició una dura oposición contra el gobierno de coalición del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Unidas Podemos, y se montó en el tema de la crisis venezolana para respaldar a Guaidó y lanzarse contra el gobierno progresista de España. En su ya anunciada estrategia de judicializar las decisiones del Ejecutivo español, Casado adelantó la noche del jueves 23, en un mensaje de Twitter, que su formación denunciará al gobierno por vulnerar las normas de la Unión Europea. Si se confirma la mencionada reunión con la vicepresidenta de Maduro, estaría vulnerando “las normas de la UE”, apuntó. El líder opositor recordaba en su twitt que la vicepresidenta Delcy Rodríguez tiene “prohibido pisar suelo europeo por su participación en la represión y corrupción de la dictadura venezolana”. En declaraciones este viernes, insistió que Rodríguez “está acusada de delitos de lesa humanidad”. “Los españoles no merecen un gobierno que les mienta todo el tiempo”, dijo, y añadió que el ministro Ábalos “no puede seguir ni un día más en el gobierno de España”, manteniendo el tono sobreactuado en las declaraciones que en España caracterizan a la derecha en la oposición. Más tarde, fuentes del gobierno y de la policía española, citadas por el diario El País, precisaron que la vicepresidenta de Venezuela nunca llegó a entrar legalmente a territorio español durante su escala del pasado lunes 20. El ministro Ábalos subió al avión para convencer a Rodríguez de que no abandonara la aeronave, tras ser advertido de que ésta pretendía bajar a tierra, lo que hubiera provocado un incidente diplomático. Esa información choca con una primera versión del ministro, quien aseguró que no mantuvo contacto formal con la vicepresidenta venezolana, pero más tarde reconoció que la vio. En sintonía con su dirigencia partidista, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, le entregará a Guaidó las Llaves de Oro de la capital, en un acto en el Palacio de Cibeles, mientras que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, recibirá al dirigente venezolano en la real Casa de Correos, según información de Europa Press. El ayuntamiento de Madrid anunció que recibirá a Guaidó con “todos los honores que corresponden a un jefe de Estado” y “le haremos el homenaje que se merece”. Desde el diario La Razón, cuya tendencia editorial es conservadora, se resaltó que algunos miembros del actual gobierno de España –de Unidas Podemos-- fungieron como “asesores del régimen de Hugo Chávez”, aunque recuerda que hubo decisiones anteriores del Ejecutivo de Pedro Sánchez de reconocer a Guaidó “como presidente interino” de Venezuela. A través de su cuenta en Twitter, la ministra de Asuntos Exteriores y Cooperación española, Arancha González Laya, aseguró que “un año después” del reconocimiento de Guaidó, la posición de España sigue siendo la de pedir elecciones “libres y democráticas” y de “rechazo total a la violencia y el apoyo a la población”. La jefa de la diplomacia española anunció que sería ella la encargada de recibir a Guaidó, como confirmó la portavoz del gobierno, María Jesús Montero, en la conferencia de prensa tras el Consejo de Ministros del martes 21.
ZP: ONU reconoce a Maduro
Por la mañana, en una entrevista en la Cadena Ser, el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero se dijo convencido de que el “enfoque” sobre el tema venezolano tendrá que cambiar, porque es “un error” promover sanciones económicas que hacen sufrir a un pueblo “y no llamar al acuerdo”. Zapatero, quien ha realizado 38 viajes a Venezuela para fungir como mediador, fue claro al respaldar la decisión de Sánchez al no recibir personalmente a Juan Guaidó. En respuesta, el expresidente Felipe González emitió un comunicado en el que consideró a Juan Guaidó “presidente de la Asamblea de Venezuela, presidente encargado de la República reconocido por las principales democracias de la Unión Europea, de América Latina y del Norte, como EEUU o Canadá”. Continuó: “A Maduro sólo hay que creerlo cuando dice que nunca más convocará elecciones para perderlas. Por eso controla el Consejo Nacional Electoral y los poderes citados”. González sostuvo que “la democracia en Venezuela ha desaparecido y ha sido sustituida por una dictadura tiránica que ha convertido a la República en un estado fallido. Y termino su comunicado: “Así mismo se lo he reiterado a Juan Guaidó, con el que me mantengo en comunicación”. Zapatero volvió a intervenir en los medios, que lo cuestionaron si consideraba radical la postura de Felipe González, y respondió que es “completamente respetable” su opinión, pero que “moderada no es”. Consideró que “hace tiempo que pienso que buena parte de las aproximaciones a Venezuela son equivocadas. Las aproximaciones radicales y el fundamentalismo no valen”. Zapatero señaló que estaba de acuerdo en “promover el diálogo y el consenso”, pero que “la figura del reconocimiento (a Guaidó) tendría que ser explicada, porque es algo absolutamente novedoso”, porque “quien está representando a Venezuela en la ONU es el gobierno de Maduro y la ONU es la institución internacional que teóricamente tiene la legitimidad de lo que significa la comunidad internacional; me parece una aproximación que no ayuda”.