AMLO, el muro, la Guardia Nacional y Donald Trump

miércoles, 14 de octubre de 2020
WASHINGTON (apro). – Donald Trump lleva un par de días agradeciéndole al presidente Andrés Manuel López Obrador el despliegue de la Guardia Nacional en la frontera norte mexicana para interceptar a las personas que intenten llegar como indocumentados a Estados Unidos. Impaciente por las repercusiones que pueda tener para sus aspiraciones de reelección el incumplimiento de la promesa de campaña que hizo hace cuatro años a su electorado, obligar a México a pagar la construcción del muro fronterizo, Trump recurre a la retórica y miente para calmarlos. Primero, en el estado de Florida y luego en Pensilvania, Trump retomó el tema antimigratorio como bandera de lucha para su reelección en los comicios del próximo martes 3 de noviembre y con ello a la imagen y acciones de López Obrador para el mismo propósito. Al mandatario mexicano le ha agradecido que “con 27 mil soldados” como Trump describe a los elementos de la Guardia Nacional que AMLO tiene adscritos de la región limítrofe, detenga al flujo migratorio que pretende llegar a la frontera sur estadunidense para pedir asilo. https://www.proceso.com.mx/653064/si-biden-llega-a-la-presidencia-de-eu-causara-una-catastrofe-economica-trump En paralelo, el mandatario estadunidense justifica su incumplimiento de promesa electoral argumentando que, “aunque se enojen” los gobernantes mexicanos y sobre todo López Obrador, México eventualmente terminará pagando por la edificación de una muralla fronteriza. A una audiencia que desconoce los pormenores y las mentiras detrás de sus palabras, Trump le asegura que con una “cuota de cruce fronterizo” en la región limítrofe con México que se impondrá a automóviles, peatones y camiones, los mexicanos cubrirán la construcción del muro. Fue en julio de este año cuando por primera vez el mandatario habló de la posibilidad de imponer una cuota a peatones y vehículos que ingresen a Estados Unidos a través de los puentes internacionales que dividen y enganchan al territorio de su país con el del norte de México. Nadie duda que de ahora en adelante y hasta el 3 de noviembre Trump continúe asegurando que el gobierno de AMLO y los mexicanos con la cuota fronteriza cubrirán el costo de los poco más de 600 kilómetros de muro ya construido en la frontera con dinero estadunidense. Por ahora y en el preámbulo de saber si se reelige o pierde ante la candidatura del demócrata, Joe Biden, el presidente no ha formulado ninguna legislación formal para someter a consideración del Congreso federal la imposición de la cuota de cruce fronterizo. https://www.proceso.com.mx/652799/trump-recurre-a-la-politica-del-miedo-para-restarle-adeptos-a-biden Pero, por las perspectivas electorales que apuntan más a una derrota que a su reelección, no se descarta que de último minuto firme una orden ejecutiva que de manera unilateral y por encima del Capitolio imponga el cobro fronterizo; algo que también podría ser disputado en las cortes. AMLO, rompiendo con la tradicional política exterior y migratoria de México sustentada en el humanismo, opera a la Guardia Nacional como si fueran subordinados de Trump al impedir que migrantes centroamericanos usen al país como puente para llegar a Estados Unidos Con amenazas de imponer aranceles graduales a las exportaciones mexicanas a Estados Unidos, Trump doblegó a AMLO quien para congraciarse más con el imperialista mandatario, también convirtió a México en un Tercer País Seguro (TPS) de facto de Washington. Las autoridades mexicanas, amén de bloquear el flujo migratorio centroamericano, reciben y albergan por tiempo indefinido a quienes logran llegar a Estados Unidos y presentar sus solicitudes de asilo. https://www.proceso.com.mx/652469/desconfianza-en-las-encuestas-sobre-las-elecciones-presidenciales-de-eu El gobierno de Trump no reembolsará a México un sólo centavo de lo que gasta en el mantenimiento de los centroamericanos que esperan su resolución del pedido asilo a Estados Unidos, ni tampoco cooperará en el financiamiento de asistencia económica a Centroamérica. El presidente AMLO cumplió con lo que Trump le impuso y ahora le hace el trabajo sucio en materia migratoria. A la imagen de buena persona y obediente del presidente mexicano, el estadunidense la usará hasta el hartazgo como banquillo para consolidar su reelección. Aunque en México se ponga en duda que existan ciudadanos estadunidenses que crean las mentiras de Trump y más en lo referente al muro, la realidad es que si el mandatario cuenta y asegura a su electorado que los mexicanos pagarán por el muro, ellos le creen. En 2015 cuando anunció su candidatura a la nominación republicana y en 2016 ya como candidato presidencial, Trump les dijo a sus seguidores que los mexicanos eran violadores, narcos, criminales y los responsables de todos los males aquejan a Estados Unidos y que por ello los obligaría a pagar el amurallamiento de la frontera. No hace falta recordar lo que ocurrió, la realidad rebasa al raciocinio y sin que importe otra vez el que el presidente Trump recurra a mentiras o a la retórica, habla otra vez del muro y ahora también de que AMLO le hace un favor, otra promesa que él cumplió a medias: parar el flujo de indocumentados. https://www.proceso.com.mx/651864/pecados-de-biden-y-trump-para-atraer-el-voto-de-los-hispanos