Suspenden a senador que metió dinero en su ropa interior durante una redada

jueves, 15 de octubre de 2020 · 19:06
CIUDAD DE MÉXICO (EUROPA PRESS).- El presidente de la Suprema Corte Federal de Brasil, Luis Roberto Barroso, suspendió durante 90 días al senador del estado de Roraima, Chico Rodrigues, después de que metió dinero en su ropa interior durante una redada policial. Barroso envió el caso al Senado, donde se decidirá si Rodrigues es destituido. A juicio del presidente de la Corte, es necesario evitar que el legislador utilice su cargo para obstaculizar las investigaciones. "La gravedad específica de los delitos investigados también indica la necesidad de garantizar el orden público: el senador estaría usando su función parlamentaria para desviar dinero destinado a enfrentar la mayor pandemia de los últimos cien años, en un momento de severa escasez de recursos públicos y en el que el país ya tiene más de 150 mil muertos por la enfermedad", criticó, según el diario 'Folha de Sao Paulo'. Los hechos tuvieron lugar en el marco de un operativo de la Policía Federal puesto en marcha para acabar con un presunto entramado de malversación de fondos destinados a combatir la pandemia de coronavirus en Roraima, un estado fronterizo donde Rodrigues fue gobernador. Durante la redada, Rodrigues habría intentado esconder dinero metiéndolo en su ropa interior. Al respecto, Barroso señaló que, al realizar varios registros "personales" al senador, se encontraron 18 mil 150 reales brasileños (2 mil 760 euros) en total. El gobierno brasileño ya había solicitado la dimisión de Rodrigues, y pidió la mediación del senador Fernando Bezerra para que abandonara el cargo por iniciativa propia. De lo contrario, dijo, sería cesado. El resto de senadores estudia la posibilidad de que la Cámara Alta tome medidas contra Rodrigues, quien también podría sufrir la represalia de su propio partido, los Demócratas. La redada provocó fuertes críticas en el seno del gobierno, dado que mancha la imagen del Ejecutivo, una semana después de que el presidente Jair Bolsonaro resaltó que el caso Lava Jato se daba por terminado, porque no había más corrupción en su administración. Bolsonaro aseguró que no mantiene una relación de amistad con el senador afectado, y manifestó que la redada supone un "factor de orgullo para su gobierno". "Para mi ministro de la Contraloría, Wagner Rosario, y para mi Policía Federal, es un motivo de orgullo", subrayó. En este sentido, en un video difundido a través de redes sociales, recriminó la postura de la prensa y rechazó que esté vinculado a "ese tipo de corrupción". Además, lamentó que "parte de la prensa" lo acuse de haber nombrado a Rodrigues viceportavoz del gobierno en el Senado. A pesar de que el presidente ha intentado distanciarse del legislador, lo cierto es que los dos mantenían encuentros frecuentes; el año pasado Rodrigues incluso formó parte de la comitiva presidencial que viajó a Israel. No obstante, Bolsonaro insiste ahora en que el senador no forma parte de su gobierno. "Llevan casi dos años sin oír hablar de corrupción en mi gobierno; mi gobierno son los ministros, las empresas estatales y los bancos oficiales, ese es mi gobierno", recalcó.