Mujeres tienen menos derechos legales que los hombres: Guterres

viernes, 2 de octubre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Las mujeres sólo tienen 75% de los derechos legales de los que gozan los hombres en todo el mundo, denunció el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, durante un evento para conmemorar el 25 aniversario de la Declaración de Beijing. El dirigente de la ONU recordó que “la visión audaz y la agenda transformadora de la Conferencia de Beijing dejaron en claro, primero, que los derechos de las mujeres son fundamentales para la igualdad y la justicia; y segundo, que son negados, obstruidos e ignorados en todas partes”. El secretario comentó que, a 25 años de la Declaración, se han logrado avances significativos como la reducción de la mortalidad materna en casi un 40%, y el hecho de que hoy hay más niñas en la escuela que nunca, pero aún no se han cumplido los objetivos del tratado. “Una de cada tres mujeres todavía experimenta algún tipo de violencia en su vida y cada año, 12 millones de niñas se casan antes de los 18 años” alertó, y agregó que, en 2017, 137 mujeres en todo el mundo fueron asesinadas en promedio por un miembro de su familia todos los días y que en algunas partes del mundo los niveles de feminicidio podrían compararse con una zona de guerra. Guterres resaltó que las mujeres han pagado los platos rotos y han sido especialmente afectadas por el impacto social y económico de la pandemia de covid-19, ya que han sufrido un aumento de prácticas abusivas y represivas, como el matrimonio precoz y la falta de atención médica sexual y reproductiva. “Veinticinco años después de Beijing, nos enfrentamos a una recesión liderada por mujeres, ya que las mujeres empleadas en la economía informal son las primeras en perder sus trabajos. Las enfermeras y cuidadoras están en la primera línea de la respuesta a la pandemia, pero los hombres aún ocupan el 70% de los roles de liderazgo en la atención médica, apuntó. Además, advirtió que, “a menos que actuemos ahora, el covid-19 podría acabar con una generación de frágiles avances hacia la igualdad de género”, por lo que llamó a impulsar los acuerdos de Beijing de manera urgente para alcanzar las promesas incumplidas. “Los sistemas y estructuras de nuestro mundo, basados en milenios de dominación masculina, frenan a las mujeres en todos los ámbitos, con graves consecuencias para todos”, dijo, y alentó a los países asumir compromisos concretos con plazos determinados y ambiciosos en materia de liderazgo y plena participación de la mujer. “Se trata fundamentalmente de una cuestión de poder, por lo que comienza con la representación equitativa de las mujeres en los puestos de liderazgo, en los gobiernos, en las salas de juntas, en las negociaciones sobre el clima y en la mesa de negociaciones de paz. En todas partes se toman decisiones que afectan a la vida de las personas”, acotó. La directora ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, relató que 75 años atrás, cuando se fundó la ONU, no había mujeres gobernando un país, mientras que en 1995 había 12 jefas de Estado. “Hoy en día, de 193 países hay sólo 22 mujeres ocupando esos puestos de liderazgo. En conjunto, se ha progresado, pero todavía no lo suficiente y el avance es demasiado lento”. Guterres consideró la pandemia como una oportunidad para colocar a las mujeres en el centro de la respuesta y la recuperación, con fondos de estímulo que entreguen dinero directamente a las mujeres a través de transferencias de efectivo y créditos. Por otra parte, llamó a los gobiernos a ampliar las redes de seguridad social a las mujeres de la economía informal y reconocer el valor del trabajo de cuidado no remunerado. La directora ejecutiva del Fondo de Población de las Naciones Unidas, Natalia Kanem, sostuvo que “invertir en las mujeres y las niñas no es sólo una cuestión de derechos; también es una cuestión de inteligencia económica, con beneficios para la sociedad superiores a su costo”. De acuerdo con Guterres, terminar con la brecha salarial entre hombres y mujeres generaría 172 billones de dólares en riqueza de capital humano. Finalmente, el secretario consideró que el próximo Foro Generación Igualdad, coorganizado por los gobiernos de México y Francia, será una oportunidad para crear redes y asociaciones para el cambio. “De cara al futuro, necesitamos cambios transformadores, liderados por mujeres, en las estructuras y marcos fallidos explotados por esta pandemia. Esa es la única forma en que implementaremos la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y lograremos una vida digna y con oportunidades para todos” señaló. (Melisa Carrillo)