México cuestiona a Luis Almagro en la OEA; ha lastimado nuestras democracias, dice

miércoles, 21 de octubre de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro). - El gobierno mexicano pidió a Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que se someta a una "autocrítica" respecto a su papel en el golpe de Estado contra Evo Morales en Bolivia, y le sugirió renunciar a su cargo, pues el regreso del Movimiento Al Socialismo (MAS) a la presidencia del país sudamericano "le ha dado una lección histórica". En representación de México, "así como del presidente de México Andrés Manuel López Obrador y del canciller Marcelo Ebrard", Maximiliano Reyes Zúñiga, el subsecretario para América Latina en la Cancillería, convirtió su ponencia en la 50 Asamblea General de la OEA en una tribuna política en contra de Almagro y de su gestión "facciosa" de la OEA y de las Misiones de Observación Electoral, y arremetió contra la "indiferencia" del organismo ante la pandemia de covid-19. Tras expresar su rechazo a la exclusión de los gobiernos de Venezuela y Nicaragua de la OEA, Reyes concentró sus ataques contra Almagro, al que acusó de "calificar elecciones o gobiernos", de "intervenir en los asuntos internos de nuestros Estados y de lastimar nuestras democracias" y de tomar decisiones "políticas" en el organismo sin someterlas a la consideración de los Estados miembros. https://twitter.com/OEA_oficial/status/1318908592678985730?s=20 "México sugiere al señor Luis Almagro someterse a un proceso de autocrítica a partir de sus acciones en contra de la Carta de la OEA y por lastimar la democracia de Bolivia, para determinar si aún cuenta con la autoridad moral necesaria para encabezar esta organización", soltó Reyes. "Lo que ocurrió en Bolivia no debe repetirse jamás", dijo tras subrayar que las elecciones del pasado fin de semana --en las que Luis Arce, delfín de Morales, arrasó con más de 53% de los votos-- "mostraron la misma tendencia electoral" que en las elecciones de 2019.
Entérate: Batallas en la OEA
"A un año, el MAS fue ratificado y Luis Arce fue electo presidente en una jornada electoral pacífica y democrática, ejemplo para todo el mundo, muy a pesar de usted Secretario General y su Misión de Observación Electoral. El pueblo boliviano le ha dado una lección histórica, ojalá la aprenda", dijo. Esta crítica abierta a Almagro se suma a las diferencias del gobierno mexicano con el secretario general de la OEA, que iniciaron en el arranque de la administración de Andrés Manuel López Obrador, con el rechazo de sumarse al bloque de países que desconoce el gobierno venezolano de Nicolás Maduro. Durante el golpe militar que derrocó a Morales en Bolivia --detonado por la publicación repentina de un informe preliminar de la OEA que denunció un fraude electoral y fue desmentido meses después--, el gobierno mexicano entró en un franco conflicto con Almagro, como cuando el uruguayo reconoció a Jeanine Áñez como presidenta interina de Bolivia, apenas 11 días después de consumarse el golpe.
Debes leer: El halcón Almagro
El conflicto culminó en marzo pasado, durante la reelección de Almagro: en esa ocasión, la embajadora Luz Elena Baños Rivas, representante de México ante la OEA, pronunció un discurso al vitriolo contra Almagro y su reelección “muy lamentable”, a la que calificó como “triunfo de las malas prácticas democráticas”. “Es muestra del triunfo de la conducción parcial de la OEA, de un Secretario General que actúa como otro Estado miembro, y no como un facilitador. Un Secretario General que no cree en la reelección e hizo todo lo posible por reelegirse, usando nuestros recursos para lograrlo”, abundó Baños y, en conclusión, soltó: “muy lamentable su reelección, señor Secretario General (…) Hoy la OEA no celebra nada, queridos compañeros y compañeras. Excepto el triunfo de las malas prácticas democráticas y de la confrontación entre los Estados".