Internacional

ONU condena atentado en la Basílica de Notre-Dame

António Guterres expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y dijo que los lugares religiosos deben ser de culto, no violencia.
jueves, 29 de octubre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, condenó el atentado en la Basílica de Notre-Dame, en Niza, donde fallecieron dos mujeres y un hombre. 

En un comunicado, Guterres expresó sus condolencias a las familias de las víctimas y reiteró la solidaridad de Naciones Unidas con el pueblo y el gobierno de Francia.

"Los lugares religiosos deben ser lugares de culto, no violencia", escribió el secretario de la ONU en Twitter.

Esta mañana un individuo acabó con la vida del sacristán de la basílica, con un cuchillo, y degolló a otra de las víctimas, mientras que una tercera persona logró escapar del asalto, pero falleció más tarde debido a las heridas que sufrió.

El alto representante de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas, Miguel Ángel Moratinos, calificó el ataque de “bárbaro” y señaló que las agresiones contra civiles y personas creyentes son intolerables y totalmente injustificables en todos los casos. 

También condenó que el pasado viernes 16 un maestro de escuela francés fue decapitado en Conflans-Sainte-Honorine, en los suburbios del noroeste de París. 

Moratinos subrayó la necesidad de rechazar y oponerse “a los que invocan falsa y maliciosamente la religión para alimentar la división y propagar el miedo y el odio”.  

Por otra parte, pidió a los gobiernos apoyar el Plan de Acción para la Salvaguardia de los Lugares Religiosos, elaborado por la Alianza, e invitó a todas las personas a unirse para garantizar la inviolabilidad de estos espacios y la seguridad de los fieles en todo el mundo a través de la etiqueta #forSafeWorship. 

“La unión, la paz y la tolerancia están arraigadas en las religiones de todo el abanico de creencias”, dijo, y reiteró “que el respeto del otro, independientemente de su cultura, religión, creencia o raza, es crucial para la convivencia en sociedades justas, pacíficas e inclusivas”.