En debate civilizado, Harris y Pence chocan sobre covid-19 y economía

miércoles, 7 de octubre de 2020
WASHINGTON (apro) – En un debate totalmente civilizado, los candidatos a la vicepresidencia de Estados Unidos, Mike Pence, el republicano que ostente el puesto, y Kamala Harris, la demócrata, chocaron en temas esenciales como el combate a covid-19, la economía y desempleo. Cumpliendo con las reglas establecidas por la Comisión de Debates Presidenciales, a diferencia de lo ocurrido el pasado 29 de septiembre entre el presidente Donald Trump y Joe Biden, Harris y Pence expusieron planes de gobierno contrastantes, pero destacando la lucha contra la pandemia y la recuperación económica. “Gracias (al periodista) Bob Woodward nos enteramos de la verdad, nos ocultaron la realidad sobre la letalidad de covid-19… es el gran fracaso de esta presidencia, más de 212 mil personas han muerto y hay más de 7 millones infectadas”, sentenció Harris. Pence, eludiendo responder a preguntas de la moderadora, Susan Page, reportera del periódico Usa Today, sobre la falta de transparencia por parte de la Casa Blanca a informar a tiempo sobre la magnitud de covid-19, se limitó a decir que Biden no tiene ideas para con la pandemia. “Si los científicos y médicos como el doctor Anthony Fauci nos dicen que una vacuna que salga antes de las elecciones del 3 de noviembre está probada y es segura, seré la primera en vacunarme, pero, si la recomienda Donald Trump, no”, afirmó Harris. El vicepresidente Pence, que busca reelegirse con Trump en los comicios presidenciales de noviembre, le pidió a su contrincante demócrata que dejara de jugar a la política con la vida y salud de los estadunidenses. Harris, senadora federal por el estado de California y la primera mujer de origen afroamericano en ser candidata a la vicepresidencia, se concentró en afirmar que por causa de la irresponsabilidad de Trump y Pence, su país no se preparó adecuadamente para enfrentar la pandemia. Celebrado en Salt Lake City, Utah, el debate entre los dos candidatos cumplió con todos los requerimientos de salud para prevenir el contagio de la pandemia, los pocos espectadores usaron cubrebocas, y Harris y Pence mantuvieron en sus puestos una separación de 3.65 metros. Page cuestionó a los dos candidatos sobre la edad de sus compañeros de formula, Trump que asumiría un segundo mandato con 74 años y Biden con 78. ¿Han hablado sobre la probabilidad de una incapacidad física de sus compañeros de formula y hecho algún trato para el futuro?, preguntó la moderadora en clara alusión a que si estaban dispuestos a asumir el puesto de presidente en caso de que fuera necesario. Pence, no respondió a la pregunta y se concentró en hablar del éxito y transparencia del gobierno de Trump para combatir la pandemia. “Daremos a conocer nuestro historial médico para que conozcan nuestro estado de salud, y algo más, nuestras declaraciones de impuestos, a diferencia de Trump. Gracias a una excelente investigación periodística sabemos que pagó 750 dólares en impuestos en 2016 y que debe”, contestó la candidata demócrata. Al abordar el tema de la economía, en el que Pence acusó a su contrincante y a Biden de querer aumentar los impuestos, ocurrió un incidente en el que el vicepresidente se encimó al argumento de Harris. “Estoy hablando, por favor déjeme terminar”, subrayó Harris a Pence, sonriendo de manera burlona al dirigirse a su rival republicano. Pence no obedeció y terminó de decir lo que quería, pero no paso de ahí. La senadora pudo seguir con la respuesta a la pregunta y simplemente dijo a Pence: “espero que no se me vuelva a interrumpir”. En comparación al debate presidencial, el celebrado entre los aspirantes a vicepresidente se realizó sin mayores contratiempos y cumpliendo con las reglas impuestas por las autoridades electorales. Nota relacionada: Caos, interrupciones y ataques marcan el primer debate entre Trump y Biden Lo económico y comercial La crisis económica generada por los efectos macroeconómicos negativos generados por el covid-19 fue otro aspecto álgido en la discusión entre los dos candidatos. La candidata demócrata acusó al gobierno de Trump de haber creado una crisis y que 30 millones de personas perdieran su empleo debido a que declaró guerras comerciales con países como China. “Biden es un porrista de la China comunista”, matizó Pence, acotando que el presidente Trump responsabiliza a la nación asiática de provocar y propagar covid-19. En el tema comercial, el vicepresidente resaltó que gracias a Trump se eliminó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y fue reemplazado con uno nuevo firmado con México y Canadá. Nota relacionada: El equipo de Trump insiste en que participará en el próximo debate presidencial si está “sano” “TLCAN fue causa de la pérdida de millones de empleos de estadunidenses que se fueron al sur de nuestra frontera, y la senadora Harris fue una de entre los pocos legisladores que votaron en contra del nuevo acuerdo comercial con el que se reemplazó”, denunció Pence. Con respecto al liderazgo de Estados Unidos en el mundo, la senadora Harris dijo que con Biden como presidente, dejarían de traicionar a países aliados y acabarían con amistades con regímenes dictatoriales. “Por ejemplo, Rusia, este país intentó socavar nuestras elecciones presidenciales y Trump lo abraza como amigo… esto es sobre relaciones, pero Donald Trump no lo entiende y no lo entiende porque no sabe qué es la honestidad”, manifestó Harris. Ante la crítica de la candidata demócrata, Pence defendió a Trump apuntando que gracias a él Estados Unidos reconoció a Jerusalén como la capital de Israel, se derrotó al califato del Estado Islámico, y se evitó que Irán desarrollara armamento nuclear. La senadora demócrata afirmó que Trump es un egoísta que no piensa más que en él, y que como comandante en jefe de las fuerzas armadas de Estados Unidos ha minimizado el sufrimiento de los soldados y veteranos de guerra causando vergüenza a la nación. En el tema migratorio específicamente sobre los mexicanos, puntos excluidos del debate presidencial, Harris le recordó a Pence que el presidente Trump acusó a los mexicanos de criminales, narcotraficantes y delincuentes, y criminalizó a los inmigrantes indocumentados. Sin responder a los hechos que revivió Harris, el vicepresidente defendió a Trump afirmando que el mandatario es quien más ha hecho por los inmigrantes, pero eludió mencionar la estigmatización a los mexicanos. “Vamos a ganar esta elección, pese al fraude con el que los demócratas intentarán ganar la presidencia”, acotó Pence al ser cuestionado sobre si Trump aceptará el resultado electoral del 3 de noviembre en caso de que sea Biden el triunfador.

Otras Noticias