El Nobel se dispone a reconocer los esfuerzos de paz en tiempos de pandemia

jueves, 8 de octubre de 2020 · 20:32
MADRID (EUROPA PRESS).- El Comité Noruego tiene este año sobre la mesa 318 candidaturas a partir de las cuales decidir quién o quiénes se merecen el Nobel de la Paz. En una edición insólita, está por ver hasta qué punto la pandemia de covid-19 y sus efectos afectan o no a un galardón que en 2019 reconoció la labor del primer ministro etíope, Abiy Ahmed. Los cinco miembros del Comité Noruego, cuyas deliberaciones se desarrollan en un estricto secreto, deberán purgar una lista que cuenta con 211 personas y 107 organizaciones. La lista de 2020 es la cuarta más larga de la historia, lejos en cualquier caso del récord que se estableció en 2016, cuando se presentaron 376 candidaturas. Solo cuando hayan pasado 50 años se conocerán los detalles de este listado, cerrado desde el 31 de enero. Entonces, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aún no había declarado como una pandemia la misteriosa neumonía que se había detectado meses antes en la ciudad china de Wuhan. Los expertos han ido depurando nombres en estos últimos meses, en busca de una decisión que, al menos sobre el papel, siempre tratan que sea consensuada. El Comité asegura que solo en "raras ocasiones", cuando la unanimidad se antoja complicada, los miembros optan por un sistema de mayoría simple. Las casas de apuestas anticipan un premio marcado por la pandemia, con la OMS entre los nombres más citados. Sin embargo, encumbrar a la agencia de la ONU podría tener también una lectura política precisamente por la gestión que ha hecho de la emergencia sanitaria, con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a la cabeza de las críticas. Trump figura en la terna de nominados --quienes proponen las candidaturas son libres de hacerlas públicas-- y él mismo ha dado a entender que se lo merece, o al menos de que se lo merece más que su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, que logró el premio en 2017 cuando no llevaba ni siquiera un año como presidente de Estados Unidos. https://www.proceso.com.mx/652059/muere-mario-molina-premio-nobel-de-quimica-1995 Otra líder recurrente en estas ternas es la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, aplaudida por su gestión de la pandemia pero poco relevante a efectos internacionales, mientras que suena también el nombre del opositor ruso Alexei Navalni, envenenado en agosto con un agente nervioso. A nivel global, movimientos como el 'Black Lives Matter' en Estados Unidos, a favor de los derechos de la población afroamericana y en contra de la brutalidad policial, o el Fridays for Future que impulsa la activista Greta Thunberg han estado de actualidad. La ONU en su conjunto también ha cumplido 75 años este 2020, como recuerdan algunos expertos en el Premio Nobel de la Paz. El director del Instituto de Investigación para la Paz de Oslo (PRIO), Henrik Urdal, elabora cada año una lista corta con cinco nombres dentro de los cuales suele estar el vencedor final. La OMS no aparece en este reducido cuadro, dentro del cual sí está Navalni y su Fundación Anticorrupción. Urdal cita, además, a la activista sudanesa Alá Salá y las Fuerzas de la Libertad y el Cambio, en reconocimiento al éxito de la revolución contra Omar Hasán al Bashir; el uigur Ilham Tohti y el hongkonés Nathan Law Kwun Chung; la libia Hajer Sharief y la somalí Ilwad Elman; y el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés). De hecho, Urdal no es el único que incluye entre las opciones del Comité Noruego algún premio que abogue por la libertad de prensa, bien sea a través de algún periodista en concreto o a través de organizaciones como el CPJ o Reporteros Sin Fronteras (RSF). La libertad de prensa, además, podría entroncarse con las restricciones en tiempos de pandemia y la necesidad de una información precisa. El director del Instituto de Investigación Internacional de Paz de Estocolmo (SIPRI), Dan Smith, ha reconocido en declaraciones a la cadena CNN que este año está "menos seguro" de sus propios pronósticos de lo que lo ha estado "en mucho tiempo". No obstante, espera que el Comité Noruego "intente enviar un mensaje de esperanza en que las cosas pueden ir mejor". https://www.proceso.com.mx/652160/el-nobel-de-literatura-2020-para-la-poetisa-estadunidense-louise-gluck
Ceremonia reducida
Las restricciones por la pandemia se harán notar este viernes en la lectura del nombre del galardonado del Premio Nobel de la Paz, abierta a "un número pequeño de periodistas y fotógrafos", según explicó el Comité en septiembre al anunciar los cambios obligados para la edición de 2020. Los organizadores han optado por mover la ceremonia de entrega desde el Ayuntamiento de Oslo, que la acoge desde 1990, al Aula de la Universidad, un recinto menor pero que ya fue escenario del evento entre los años 1947 y 1989. La fecha no varía y tendrá lugar el 10 de diciembre, aunque habrá un número "limitado" de invitados.