Internacional

Ataques indiscriminados en Nagorno-Karabaj pueden constituir crímenes de guerra: ONU

Michelle Bachelet explicó que desde que se reanudaron las hostilidades, en septiembre, se han destruido casas, reducido calles a escombros y forzado a la gente a huir o a esconderse en sus sótanos.
lunes, 2 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Los ataques indiscriminados contra áreas pobladas en la zona de Nagorno-Karabaj representan una violación del derecho internacional humanitario y pueden constituir crímenes de guerra, advirtió la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

Pese al acuerdo alcanzado el 30 de octubre por Armenia y Azerbaiyán, de abstenerse de atacar deliberadamente a la población civil, la Alta Comisionada advirtió que el fin de semana se recibieron informes de ataques de artillería en el mercado central de Stepanakert-Khankendi y en la ciudad azerbaiyana de Tartar, situada a unos 20 kilómetros del frente.

“El derecho internacional no puede ser más claro, los ataques que violen el principio de distinción o de proporcionalidad pueden constituir crímenes de guerra”, señaló, recordando que las partes están obligadas a investigar esos asaltos.

Bachelet explicó que desde que se reanudaron las hostilidades, en septiembre, se han destruido casas, reducido calles a escombros y forzado a la gente a huir o a esconderse en sus sótanos. “Estos ataques tienen que parar y los responsables de llevarlos a cabo o de ordenarlos deben rendir cuentas”, subrayó.

Según el gobierno de Azerbaiyán, desde finales de septiembre al menos 91 civiles habrían muerto en las zonas bajo su control, mientras que el gobierno de Armenia reportó 45 civiles muertos en la zona de conflicto de Nagorno-Karabaj, y dos en Armenia.

La ONU detalló que el 28 de octubre fue el día con mayor pérdida de vidas, 21, y 70 heridos en la ciudad azerbaiyana de Barda, a unos 30 kilómetros de la zona de hostilidades, y que los cohetes usados para el ataque, presuntamente disparados por fuerzas armenias de Nagorno-Karabaj, supuestamente contenían municiones de racimo, cuyo uso en zonas pobladas es contrario a los principios del derecho internacional que regulan la conducción de hostilidades.

"En vista de los informes sumamente preocupantes sobre el uso de municiones en racimo por ambas partes, exhorto una vez más a Armenia y Azerbaiyán a que dejen de utilizarlas y se unan a los más de 100 Estados que han ratificado la Convención sobre Municiones en Racimo, que prohíbe ampliamente su uso", recalcó la Alta Comisionada.

De acuerdo con fuentes gubernamentales de Azerbaiyán, los últimos enfrentamientos provocaron el desplazamiento temporal de unas 40 mil personas, y el ministro de Relaciones Exteriores de Armenia indicó que unas 90 mil personas de etnia armenia de Nagorno-Karabaj huyeron de las hostilidades.

Por otra parte, Bachelet expresó su preocupación por videos que circulan en redes sociales y que parecen mostrar a tropas azerbaiyanas ejecutando sumariamente a dos armenios capturados con uniformes militares, y apuntó que las investigaciones de los medios al respecto “revelaron informaciones convincentes y profundamente inquietantes”.

La Alta Comisionada recordó que, según el derecho internacional humanitario, el asesinato deliberado de personas bajo protección supone “una grave violación de los Convenios de Ginebra y, por lo tanto, un crimen de guerra”, y añadió que “sólo un tribunal competente puede determinar si se ha cometido un crimen de guerra en un caso concreto y dictaminar al respecto”.