Premio Nobel

PMA: 270 millones de personas al borde de la inanición y la riqueza mundial asciende a 400 bdd

Sólo necesitamos 5 mil millones de dólares para salvar de la hambruna a 30 millones de personas, dijo el Premio Nobel de la Paz, el director ejecutivo del PMA, David Beasley.
jueves, 10 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Alrededor de 270 millones de personas en el planeta están en riesgo de inanición, y de no atenderse sus necesidades se producirá una pandemia de hambre que empequeñecerá el impacto del covid-19, alertó el Programa Mundial de Alimentos (PMA). 

Al recibir el Premio Nobel de la Paz, el director ejecutivo del PMA, David Beasley, señaló que, debido a las múltiples guerras, el cambio climático, el uso del hambre como arma política y militar, y la pandemia de covid-19, casi 300 millones de personas requieren comida de manera urgente. 

Es difícil, dijo, imaginar una hambruna como la que mató a 90% de la población de Roma en el año 400, mientras se vive en un mundo rico, moderno y tecnológicamente avanzado como el que tenemos ahora. 

“Pero mi trágico deber hoy es decirles: la hambruna está llamando a las puertas de la humanidad, para millones y millones de personas en la Tierra. Si no se evita, se destruirán muchas vidas y causará la desaparición de muchas cosas que apreciamos”, advirtió.

El director del PMA destacó la paradoja que representa haber logrado grandes avances en la eliminación de la pobreza extrema durante un siglo, para ahora encontrarse con 270 millones de personas al borde de la inanición, mientras que la riqueza mundial asciende a 400 billones de dólares.

“Incluso en el punto álgido de la pandemia de covid, en sólo 90 días se generaron ganancias extras de 2.7 billones de dólares. Y sólo necesitamos 5 mil millones de dólares para salvar de la hambruna a 30 millones de personas”, afirmó. 

En octubre pasado, el Comité Noruego del Nobel concedió el galardón al Programa Mundial de Alimentos “por sus esfuerzos en la lucha contra el hambre, por su contribución a la mejora de las condiciones de paz en las zonas afectadas por conflictos y por su actuación como elemento impulsor en la prevención del uso del hambre como arma de guerra y de conflicto”. 

Al recibir el premio, Beasley explicó que el éxito del PMA se fundamenta en dos ejes: que la comida es algo sagrado y que su actuación es un acto de amor, por lo que pidió comida para todos y aseguró que “la comida es el camino que conduce a la paz”.

(Melisa Carrillo)

 

Comentarios