Terrorismo

Sentencia de cuatro años a cadena perpetua para responsables de atentados de 2015 en Paris

La sentencia más severa, cadena perpetua, se dictó contra Mohamed Belhoucine, presuntamente fallecido en Siria y juzgado en rebeldía. Se le considera el supuesto mentor del terrorista del supermercado kosher, Amedy Coulibaly, y fue declarado culpable de "complicidad" en delitos terroristas.
miércoles, 16 de diciembre de 2020

MADRID (EUROPA PRESS).- El Tribunal Especial de lo Penal de París condenó este miércoles a penas que oscilan entre los cuatro años de prisión y la cadena perpetua a los acusados por participar en la preparación de los atentados contra la revista satírica Charlie Hebdo y el supermercado kosher, sucedidos en enero de 2015.

La sentencia más severa, cadena perpetua, se dictó contra Mohamed Belhoucine, presuntamente fallecido en Siria y juzgado en rebeldía. Se le considera el supuesto mentor del terrorista del supermercado kosher, Amedy Coulibaly, y fue declarado culpable de "complicidad" en delitos terroristas.

La esposa de Coulibaly, Hayat Boumeddiene, que está prófuga y a la que se sitúa en Siria, fue condenada a treinta años de prisión y Ali Riza Polat, presentado como el 'brazo derecho' de Coulibaly, recibió la misma sentencia.

A juicio del tribunal, Polat, un franco-turco de 35 años, culpable de "complicidad", tuvo un papel "fundamental" en la preparación de los ataques. Su abogada, Isabelle Coutant-Peyre, anunció inmediatamente después del juicio su intención de apelar la condena, según informó el diario Le Monde.

Las condenas dictadas este miércoles son inferiores a las peticiones emitidas por la Fiscalía Nacional Antiterrorista de Francia, que había exigido cadena perpetua para dos de los acusados y de cinco a treinta años de prisión para los otros 12, considerando que habían servido de "eje" para la comisión de los atentados yihadistas.

El tribunal analiza los atentados, que acabaron con la vida de un total de 17 personas en París, desde comienzos de septiembre. Los tres autores de los ataques murieron abatidos por las fuerzas de seguridad galas.

Muchos de los acusados admitieron estar implicados en la obtención de armas, coches o equipos para los autores de los atentados. pero negaron que conocieran sus planes.

Comentarios