Coronavirus

¿No sabes cómo usar el cubrebocas correctamente? La OMS publica guía paso a paso

La Organización Mundial de la Salud publicó una guía sobre cómo ponerse, usar y retirarse el cubrebocas, así como otras medidas para prevenir el contagio de covid-19.
miércoles, 2 de diciembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una nueva guía para la correcta utilización del cubrebocas en espacios abiertos y cerrados.

El documento detalla que, en áreas con transmisión comunitaria de covid-19, las mascarillas deben ser utilizadas en lugares cerrados como tiendas, lugares de trabajo y escuelas si no se cuenta con una ventilación adecuada o si no se puede mantener una distancia física de al menos un metro.

Si la ventilación no cumple con los requisitos de las instituciones nacionales respecto al SARS-CoV-2, refiere, las mascarillas siempre deben ser utilizadas como medida preventiva, aunque se pueda mantener la distancia física.

Al aire libre, la OMS recomienda utilizar mascarillas no médicas de tela, de tres capas. Los expertos desaconsejaron el uso de cubrebocas con válvulas, que son utilizados comúnmente por trabajadores de la construcción.

“El peligro es que si llevas una mascarilla con válvula y estás infectado puedes estar expulsando aerosoles infectados. En otras palabras, anula el propósito de llevar una mascarilla. No es peligroso para ti, pero simplemente anula el propósito”, explicó el director de emergencias de la Organización, Michael Ryan.

A pesar de la importancia del uso de la mascarilla, la OMS recuerda que debe combinarse con el lavado constante de manos, la distancia física de al menos un metro, el evitar tocarse la cara, cubrirse al toser o estornudar, la ventilación adecuada en ambientes interiores, así como la realización de pruebas, rastreo de contactos, cuarentena y aislamiento.

También recomienda el uso de cubrebocas en casa cuando haya un visitante que no es miembro del hogar y se sepa que la ventilación es deficiente, no se pueda evaluar o no funcione correctamente, a pesar de que se pueda mantener la distancia física.

Por otra parte, advirtió que las personas no deben usar mascarillas durante actividades físicas de intensidad vigorosa, por lo que deberán mantener la distancia física y asegurar una buena ventilación durante el ejercicio.

En caso de que dichas actividades, dice, se realicen en el interior debe garantizarse una ventilación adecuada en todo momento y prestar especial atención a la limpieza y desinfección del entorno y las superficies de alto contacto. Si no se pueden garantizar estas medidas, debe considerarse el cierre temporal de las instalaciones públicas de ejercicio en interiores como gimnasios.

Con respecto a los niños, la OMS reitera que los menores de cinco años no deben utilizar mascarillas y que su utilización en niños de entre 6 y 11 años debe estar basada en factores como la intensidad de la transmisión del SARS-CoV-2 en la comunidad, la capacidad del niño para cumplir con el uso apropiado de la mascarilla, una supervisión adulta adecuada, el entorno social, cultural local y los entornos específicos, como hogares con parientes ancianos o escuelas.

Sin embargo, aclara que los niños inmunodeprimidos, con fibrosis quística, cáncer, trastornos del desarrollo, discapacidades u otras condiciones de salud que puedan interferir con el uso de la mascarilla requerirán de consideraciones especiales.

La OMS recomienda las mascarillas de tela caseras de tres capas: una interna de un material hidrófilo, una capa externa de material hidrófobo y otra intermedia, también hidrófoba, para mejorar la filtración o retener gotas. Asimismo, mascarillas de tela fabricadas industrialmente que cumplan con los parámetros de filtración, transpirabilidad y ajuste.

En cuanto a las caretas, visores o faceshields, comenta que sólo brindan protección ocular y no equivalen a una mascarilla y que estas deben cubrir los lados de la cara y debajo del mentón.

La OMS recuerda a la población lavarse las manos antes de ponerse la mascarilla; inspeccionarla en busca de roturas o agujeros y no utilizarla si está dañada. Además, colocar la mascarilla con cuidado, asegurándose de que cubra la boca y la nariz; ajustarla al puente nasal y atarla firmemente para minimizar cualquier espacio entre la cara y la mascarilla.

Durante su uso, advierte, hay que evitar tocar la mascarilla y lavarse las manos en caso de hacerlo, así como reemplazar la mascarilla por una nueva limpia y seca tan pronto como se humedezca.

Al retirar la mascarilla, ésta se debe desatar por detrás, evitando tocar su parte delantera, y debe colocarse en una bolsa de plástico resellable limpia hasta que se pueda lavar y limpiar.

También alerta que no debe guardarse la mascarilla alrededor del brazo o la muñeca, tampoco colocarla en la barbilla o el cuello y lavarse las manos luego de desecharla.

La OMS también insistió a la población no reutilizar las mascarillas de un solo uso y desecharlas adecuada e inmediatamente, no quitarse la mascarilla para hablar y no compartirla con otras personas.  

Para lavarlas adecuadamente, recomendó la utilización de jabón o detergente y agua caliente (al menos a 60 °C) al menos una vez al día y si esto no es posible, aconsejó lavar las mascarillas con jabón o detergente y luego hervirlas durante un minuto.

Comentarios