Coronavirus

Las embarazadas que dejaron el ejercicio debido al covid-19 presentan niveles más altos de depresión

Una investigación de la Universidad de Dartmouth, EU, cuyos hallazgos se publicaron en la revista Plos One, se encuentra entre las primeras en examinar los vínculos entre covid-19, los cambios en el ejercicio y la depresión prenatal.
martes, 22 de diciembre de 2020

MADRID  (EUROPA PRESS). - Un estudio de la Universidad de Dartmouth, en Estados Unidos, demostró que las mujeres embarazadas cuyas rutinas de ejercicio se vieron afectadas por la pandemia tienen puntuaciones de depresión más altas que aquellas que continuaron haciendo ejercicio como de costumbre.

La investigación, cuyos hallazgos se publicaron en la revista Plos One, se encuentra entre los primeros en examinar los vínculos entre covid-19, los cambios en el ejercicio y la depresión prenatal.

Dados los cambios fisiológicos que experimentan las mujeres embarazadas, tienen un mayor riesgo de depresión que la población general. El equipo de investigación se propuso averiguar si las rutinas de ejercicio de las mujeres embarazadas habían cambiado debido a la pandemia, si las interrupciones estaban relacionadas con la depresión y cómo este efecto puede variar entre las mujeres que viven en áreas metropolitanas y no metropolitanas.

Durante el estudio Covid-19 y Efectos Reproductivos (CARE), se encuestó en línea a más de mil 850 mujeres embarazadas de abril a junio de 2020, sobre cómo el covid-19 había afectado su salud y bienestar prenatal y posparto. Participaron mujeres embarazadas de los 50 estados de Estados Unidos y Puerto Rico. En el momento en que se realizó la encuesta, el 92% de los participantes indicó que las órdenes para quedarse en casa estaban vigentes.

A los participantes se les hicieron preguntas sobre su ubicación geográfica (es decir, dónde vivían, según su código postal) y si su rutina de ejercicios había cambiado durante la pandemia del covid-19, así como la cantidad de días por semana que habían realizado ejercicio moderado durante al menos 30 minutos.

Fueron evaluados para detectar síntomas de depresión utilizando la Encuesta de depresión posnatal de Edimburgo (EPDS), que durante mucho tiempo se ha considerado el estándar de oro para medir la depresión prenatal y posparto.

Se pidió a los participantes que respondieran a las indicaciones sobre cómo se habían sentido en los últimos siete días y que indicaran la frecuencia con la que se sentían así. También se recopilaron las características asociadas con el riesgo de depresión y los patrones de ejercicio, incluida la edad, la semana gestacional actual, la raza / etnia, los ingresos del hogar, el nivel de educación, si el estrés financiero había sido causado por la pandemia y si el embarazo se clasificó como de alto riesgo.

Luego, los investigadores pudieron evaluar si el cambio en la rutina de ejercicios está asociado con una puntuación de depresión independientemente de estos otros factores importantes.

"Nuestros resultados demuestran que la pandemia de covid-19 puede exacerbar el elevado riesgo de depresión prenatal que tienen las mujeres embarazadas", explicó la autora principal Theresa Gildner, investigadora asociada y becaria postdoctoral en antropología en Dartmouth.

"Se ha demostrado que el ejercicio moderado reduce el riesgo de depresión en las mujeres embarazadas, por lo que las interrupciones en las rutinas de ejercicio pueden conducir a peores resultados de salud mental", añadió.

De media, los participantes tenían 31 años y 26 semanas de embarazo y el 56% realizaban ejercicio moderado al menos tres veces por semana. La puntuación promedio de la encuesta de depresión posparto de Edimburgo para las participantes fue de 10,6. Las puntuaciones de depresión de EPDS pueden variar de cero a 30, y un valor de 15 o más indica depresión clínicamente significativa.

Menos ejercicio durante la pandemia

El 47% de las mujeres embarazadas del estudio indicó que hacían menos ejercicio durante la pandemia, mientras que el nueve por ciento indicó que hacían más ejercicio.

Las mujeres embarazadas que informaron cambios en sus rutinas de ejercicio mostraron puntuaciones de depresión significativamente más altas en comparación con las mujeres que no informaron cambios en el ejercicio. Además, las mujeres que vivían en áreas metropolitanas de todos los tamaños tenían más probabilidades de experimentar cambios en el ejercicio.

Las mujeres embarazadas de áreas metropolitanas tenían el doble de probabilidades de decir que sus rutinas de ejercicio habían cambiado que las mujeres que vivían en áreas no metropolitanas. Estos resultados coinciden con las peticiones de quedarse en casa relacionadas con covid-19 y el cierre de negocios la primavera pasada.

Con muchos centros de fitness y recreativos cerrados y sin espacio para hacer ejercicio en casa, las rutinas de ejercicio para muchas mujeres embarazadas en áreas metropolitanas se frustraron. Las embarazadas que viven en áreas densamente pobladas de áreas rurales también pueden haber sido más reacias a salir a caminar.

Igualmente, las mujeres que estaban económicamente estresadas tenían puntuaciones de depresión más altas. Sin embargo, las mujeres mayores y las mujeres más ricas tenían puntuaciones de depresión más bajas, lo que demuestra cómo la edad y la riqueza pueden tener un efecto mediador.

"Con la pandemia de covid-19 que interrumpe los regímenes de ejercicio, nuestro estudio muestra que las mujeres embarazadas no solo se perdían ir al CrossFit o al yoga", explicó la coautora Zaneta M. Thayer, profesora asistente de antropología en Dartmouth.

"No es solo que el ejercicio te da endorfinas, sino que las participantes indicaron que también les faltaba esa conexión social que obtienes al tener a otras personas a tu alrededor. Investigaciones anteriores han demostrado los beneficios para la salud mental de conectarse con otros", agregó Thayer.

Como explican los investigadores, los proveedores de atención médica materna y los profesionales deben considerar preguntar a los pacientes si sus rutinas de ejercicio han cambiado durante la pandemia de covid-19, ya que esta información podría usarse potencialmente para ayudar a identificar a aquellos que pueden tener un mayor riesgo de depresión materna.

Comentarios