ONU pide al gobierno de Bielorrusia detener violaciones de los derechos humanos

viernes, 18 de septiembre de 2020 · 20:45
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó una resolución para pedir al gobierno de Bielorrusia que detenga las violaciones de derechos humanos y permita una visita de la relatora especial del organismo. La resolución fue aprobada por 23 votos a favor, dos en contra y 22 abstenciones, luego de un debate de urgencia en el que se discutió la situación que vive el país, después de que el presidente Aleksandr Lukashenko ganó las elecciones el pasado 9 de agosto, con 80% de los votos, y la población lo acusó de cometer un fraude electoral. Desde entonces ha habido manifestaciones pacíficas que han sido repelidas con violencia y fuego por la policía, dejando cientos de heridos y miles de detenidos. En su intervención, la Alta Comisionada adjunta para los Derechos Humanos, Nada al Nashif, urgió a que acabe la violencia y represión contra la sociedad civil y los opositores. “Hemos sido testigos de miles de arrestos, cientos de informes de tortura y otros malos tratos, incluyendo violencia sexual e informes de torturas a niños. El secuestro violento de gente a plena luz del día por individuos enmascarados, presumiblemente por expresar sus opiniones pacíficamente”, señaló en nombre de la Alta Comisionada Michelle Bachelet. Asimismo, advirtió que “cuando los gobiernos limitan las libertades públicas y reprimen las voces independientes, están negándose a sí mismos los beneficios de la participación pública y socavan la seguridad y el desarrollo. La sociedad civil es un socio valioso, no una amenaza; y la libertad de expresión de una pluralidad de opiniones debe acogerse, no reprimirse”. Durante una intervención remota desde Lituania, donde se encuentra exiliada, la líder de la oposición de Bielorrusia, Svetlana Tijanóvskaya, pidió al mandatario que permita la entrada de la ONU para investigar las denuncias de abusos contra manifestantes pacíficos. Nota relacionada: Preocúpense por sus problemas internos, no por Bielorrusia: Lukashenko a EU y la UE “Es muy importante reconocer que defender los principios democráticos y los derechos humanos no es interferir en asuntos internos, es una cuestión universal de dignidad humana”, comentó Tijanóvskaya, principal contrincante de Lukashenko en los comicios. “Pese a la violenta represión de las fuerzas de seguridad de Bielorrusia y a los miles de detenciones, las manifestaciones masivas pacíficas han seguido impugnando el resultado de las elecciones presidenciales del mes pasado. En ellas también se pide el fin de la violencia policial y que se resuelvan cuestiones más amplias de derechos humanos”, apuntó Nada al Nashif. Nota relacionada: Lukashenko ordena al ejército que “defienda la integridad territorial de Bielorrusia” En tal sentido, instó a las autoridades a respetar “las obligaciones que les corresponden en virtud de los tratados internacionales de derechos humanos” y los alentó a mantener “un diálogo transparente e inclusivo en lugar de la violencia”, así como garantizar que no habrá ningún tipo de represalias contra las personas que presenten sus ideas y demandas. Nada al Nashif reiteró que deben terminar las violaciones de los derechos fundamentales a la libertad de expresión, información y reunión pacífica, y pidió la liberación inmediata de los detenidos por expresar su disensión o por participar en protestas, señalando que “los derechos humanos son la base más eficaz para lograr un desarrollo sostenible y sociedades estables y prósperas”. Por su parte, el embajador de Bielorrusia ante Naciones Unidas, Yuri Ambrazevic, rechazó las "acusaciones sin fundamento" dirigidas contra el gobierno y calificó el debate como “inaceptable” e injerencista. Nota relacionada: Bielorrusia: dictadura y pragmatismo bajo la sombra de Moscú (Melisa Carrillo)