En la isla griega de Samos hay cuatro mil 500 migrantes "hacinados como animales": MSF

miércoles, 30 de septiembre de 2020
MADRID (EUROPA PRESS) - Las condiciones en las que vivían los migrantes y refugiados en el campamento de Moria, en la isla griega de Lesbos, no son únicas y se replican en otros enclaves como el de Vathy, en Samos, donde según Médicos Sin Fronteras (MSF) "hay cuatro mil 500 personas hacinadas como animales viviendo entre suciedad, basura y ratas". El gobierno de Grecia y las autoridades de la UE han prometido en estas últimas semanas que no se repetirán más casos como el de Moria, donde vivían unas 12 mil personas, cuatro veces más de las previstas para esta zona cuando se concibió en plena crisis migratoria. El coordinador de MSF en Samos, Jonathan Vigneron, sin embargo, ha puesto en duda el compromiso oficial, recordando que las "crueles políticas de contención" griegas también tienen atrapados a unos cuatro mil 500 migrantes en Vathy, donde teóricamente solo debía haber unos 650.
Te puede interesar: México y Grecia: crisis migratorias paralelas 
"Ya basta. Es un insulto para las miles de personas que sufren en los terribles y peligrosos campos de las islas griegas escuchar a la UE decir que nunca habrá otro Moria", denunció Vigneron, quien recordó  que hay más de mil niños viviendo en Vathy. Quienes allí se encuentran "viven entre la suciedad y la basura, entre ratas y escorpiones". El responsable de MSF ha advertido de que hay "cientos de personas vulnerables" y ha alertado de los efectos que la pandemia de coronavirus puede acarrear en un contexto donde "no hay información clara sobre un plan de respuesta de las autoridades". Ya "hay más de 60 casos positivos en el campamento", ha añadido.

Deterioro de la salud física y mental

El personal de MSF ha presenciado en estos últimos meses un deterioro "muy preocupante" de la salud física y mental de los pacientes por las restricciones de movimiento, el aumento de casos de coronavirus y "la falta total de condiciones dignas", lo que ha dado pie en palabras de Vigneron a una "bomba de relojería". "En Moria, hemos visto lo que puede suceder cuando se ignora esta horrible receta, la bomba de relojería explota. En Vathy vemos exactamente las mismas condiciones", señaló. Los incendios de Moria fueron provocados tras la orden de aislar a una treintena de personas que habían dado positivo en las pruebas del coronavirus. Así, considera que "hay que actuar y hay que hacerlo ya, antes de que sea demasiado tarde". "Urgimos a que estas personas sean trasladadas a un alojamiento seguro en el continente o en otros estados de la UE", reclamó el responsable de MSF.