Coronavirus

Margaret, de 105 años, murió por covid-19 una semana antes de ser vacunada

Margaret murió tres meses antes de su cumpleaños número 106, en el Centro de Atención y Jubilación St. John of God en Los Ángeles, California que fue afectado por un brote del virus SARS-CoV-2.
jueves, 14 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Voy al cielo y me llevo el secreto conmigo”, dijo Margaret Sowma sobre su secreto para la longevidad, al cumplir 105 años. Este domingo 10 de enero, la también sobreviviente de la pandemia de influenza de 1918, falleció por covid-19. Estaba programada para recibir la vacuna de Moderna esta semana, en California, Estados Unidos.

Margaret murió tres meses antes de su cumpleaños número 106, en el Centro de Atención y Jubilación St. John of God en Los Ángeles, California que fue afectado por un brote del virus SARS-CoV-2.

“Esperábamos tener una fiesta si ella había sido vacunada, sacarla o algo así. Estábamos planeando tratar de celebrar de alguna manera, pero no estaba destinado a ser”, comentó su sobrina Julie Bawcom a ABC7.

“A esa edad, cualquier cosa puede llevarte en cualquier momento, así que miro hacia atrás en una vida bien vivida”, agradeció la mujer.

Y agregó:

“Físicamente, ella todavía estaría levantada y dando vueltas y moviéndose. Y la recogíamos y la llevábamos a sus lugares y sí, creo que todavía estaría por aquí. Posiblemente durante algunos años más. Ella simplemente abrazó la vida y todos los que estaban en ella”, indicó.

Una vida longevaMargaret Sowma era activista comunitaria. Fue miembro suplente de la junta que representó a Windsor Square en el Consejo Vecinal del Gran Wilshire y activista laboral durante muchas décadas.  

Así publicaron su obituario: “Margaret Sowma nos dejó en la madrugada del domingo 10 de enero de 2021 después de una valiente batalla contra el covid-19. Cuando era pequeña, sobrevivió a la pandemia de 1918, junto con sus dos hermanos menores, Joe y George”.

Fue la primera de tres niños nacidos en New London Connecticut de padres inmigrantes del Valle Bakaal del Líbano y Damasco, Siria. Después de la pandemia se mudó con su familia a Clifton New Jersey, donde Margaret se graduó como la mejor estudiante de su clase de octavo grado en 1928.

Poco después llegó la Gran Depresión y Margaret tuvo que trabajar para ayudar a la familia, por lo que abandonó sus estudios de secundaria. Durante 50 años trabajó como costurera en fábricas de confección.

Activa y activista

Durante la Segunda Guerra Mundial participó activamente en la United Service Organizations (USO) ayudando a entretener a los soldados y preparándose para desplegarse en el extranjero. Después de la guerra, en 1948 se mudó a Los Ángeles donde continuó su carrera en la industria de la confección y se convirtió en miembro activo del sindicato.

Se jubiló en 1980 y comenzó su segunda carrera de voluntariado y activismo. A los 79 años se encadenó a una máquina de coser afuera de una fábrica de ropa para protestar por los bajos salarios y las malas condiciones laborales y fue arrestada por ello.

Fue voluntaria para la Cruz Roja estadunidense durante 30 años, ayudó a los inmigrantes a registrarse para votar. Ella y dos personas más lograron el récord mundial Guinness por cortar, coser y planchar un vestido en menos de 5 minutos. Dio clases de costura en un colegio comunitario y asistió a conferencias en la Escuela de Periodismo de la USC.

A los 99 años se mudó de casa en el distrito de Wilshire a la residencia asistida de St. John of God, donde permaneció durante los últimos seis años y medio.

 “Solo se vive una vez, pero si lo haces bien, una vez es suficiente”, era uno de sus dichos preferidos.

 

Comentarios