Coronavirus

Fallecidos tras recibir vacuna de Pfizer en Noruega tenían enfermedades terminales

Autoridades de Noruega informaron que los 29 adultos mayores fallecidos tras recibir la vacuna de Pfizer padecían enfermedades terminales.
lunes, 18 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Tras la muerte de 29 personas mayores con afecciones de salud subyacentes que murieron en Noruega después de recibir la primera dosis de la vacuna contra Covid-19 de Pfizer y BionTech, las autoridades del país europeo informaron que se trató de personas con enfermedades terminales que solo vivirían semanas o meses.

“Treinta y tres fueron reportados a mediados de enero, entre unas 42 mil personas que recibieron la vacuna de Pfizer y BioNTech en Noruega, donde las autoridades han priorizado la inmunización de los residentes de hogares de ancianos. Las autoridades sanitarias de Noruega dicen que no hay evidencia de un vínculo directo entre los 33 casos y la vacuna que recibieron”, informó la agencia Bloomberg.

Quienes fallecieron estaban en el grupo de “75 años o más”, las edades exactas no se dieron a conocer por razones de seguridad, indicó y aseguró que “todas las muertes que ocurren a los pocos días de la vacunación se evalúan cuidadosamente”.

El director médico de la agencia noruega, Steinar Madsen, resaltó a la registra médica BMJ, que es posible que las reacciones adversas comunes a las vacunas puedan agravar las enfermedades subyacentes en los ancianos.

A los ensayos clínicos de esta vacuna solo participó un número limitado de personas mayores de 85 años, informó la agencia que, añadió, el participante promedio en el ensayo de las vacunas de Pfizer y BioNTech tenía poco más de 50 años.

Al respecto, Madsen comentó que el Instituto Noruego de Salud Pública actualizó la guía de vacunación Covid-19 con consejos más detallados sobre la vacunación para ancianos que son “frágiles” y ahora pide a los médicos que continúen con la vacunación pero realicen una evaluación a personas muy enfermas cuya condición de salud subyacente podría agravarse.

“La evaluación incluye discutir los riesgos y beneficios de la vacunación con los pacientes y sus familias para decidir si la vacunación es prudente o no”, apuntó.

Finlandia, señaló, ha recomendado no vacunar sistemáticamente a los pacientes terminales que tienen un tratamiento activo se ha detenido por que los efectos secundarios, como la fiebre temporal, podrían ser perjudiciales.

Incluso, Bloomberg destacó que, en promedio, 400 personas mueren semanalmente en hogares de ancianos y centros de cuidados a largo plazo, según la Agencia Noruega de Medicamentos, aunque el médico jefe de esta agencia, Sigurd Hortemo, consideró que no se puede descartar que las reacciones adversas comunes a la vacuna, como fiebre o  náuseas, puedan ser potencialmente mortales en pacientes con problemas de salud subyacentes graves.

Las muertes en Noruega fueron asociadas a fiebre, náuseas y diarrea, efectos secundarios comunes y de corta duración que experimentan algunas personas después de colocarse cualquier vacuna, según la Administración de Terapias de Australia que está trabajando con la Agencia Europea de Medicamentos antes de decidir si aprueba la vacuna en el país en Oceanía.

 “No se espera que las reacciones sean significativas en la gran mayoría de las personas. Se han administrado millones de dosis de la vacuna Pfizer y BioNTech en Estados Unidos, Reino Unido y algunos otros países sin muertes debido a la vacuna”, afirmó el profesor de la Facultad de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Abrar Chughtai, al Centro de Medios Científicos de Australia.

El 15 de enero, esta agencia informó que 13 personas habían sido sometidas a autopsia y los resultados sugerían que los efectos secundarios comunes de la vacuna pudieron haber contribuido a reacciones graves en personas ancianas graves, según la Agencia Noruega de Medicamentos.

“Para aquellos con la fragilidad más severa, incluso los efectos secundarios relativamente leves de la vacuna pueden tener graves consecuencias. Para aquellos que tienen un periodo de vida restante muy corto de todos modos, el beneficio de la vacuna puede ser marginal o irrelevante”, señaló.

Para el nuevo director de la Agencia Europea de Medicamentos, Emer Cooke, el seguimiento de las vacunas Covid, especialmente aquellas basadas en tecnologías novedosas como el ARN mensajero, será uno de los mayores desafíos una vez que las vacunas se implementen ampliamente.

Mientras tanto, Pfizer y BioNTech están trabajando con el regulador noruego para investigar las muertes pues “la cantidad de incidentes hasta ahora no es alarmante y está en línea con las expectativas”, indicó la farmacéutica en un comunicado enviado por correo electrónico.

Bloomberg citó que en Alemania, donde hasta la fecha, 800 mil personas han recibido la primera dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech, el Instituto Paul Ehrlich investigó al menos siete casos de ancianos que han muerto poco tiempo después de ser vacunados y en su informe, comentó que “probablemente se debieron a enfermedades subyacentes de los pacientes, incluidos carcinomas, deficiencias renales y Alzheimer, no a la inoculación”.

En Francia, un paciente frágil murió en un hogar de ancianos dos horas después de haber sido vacunado, pero las autoridades dijeron que, debido el historial médico del paciente, no tenían indicios de que la muerte se relacionada a la vacuna.

El jueves 14 de enero, la agencia francesa de seguridad farmacéutica informó de cuatro casos de reacciones alérgicas graves y dos incidentes de latidos cardiacos irregulares tras la vacunación.

Se espera que el primer informe de seguridad, a nivel europeo, sobre la vacuna de Pfizer y BioNTech se publique a finales de enero.

Comentarios