Vacunas

Italia alista acciones legales contra Pfizer y AstraZeneca por retraso en vacunas

El gobierno italiano alista "acciones legales" contra Pfizer y AstraZeneca por sus decisiones unilaterales de retrasar y reducir la entrega de vacunas contra el coronavirus.
lunes, 25 de enero de 2021

ROMA, Ita. (apro).- Después de días de disputas públicas, con repercusiones sobre su campaña de vacunación, el gobierno italiano alista "acciones legales" contra Pfizer y AstraZeneca por sus decisiones unilaterales de retrasar y reducir la entrega de vacunas contra el coronavirus a distintos países.

El enojo de Italia, uno de los países más afectados por la pandemia, remite a que el incumplimiento de las dos farmacéuticas generará demoras de al menos cuatro semanas en el inicio de la vacunación de mayores de más 80 años -que en Italia había empezado y fue suspendida- y de 6-8 semanas para el resto de la población, según informó el domingo el viceministro de Salud, el cirujano Pierpaolo Sileri.

“Están tratando a 27 países europeos como unos pobrecitos”, clamó el comisario extraordinario para la emergencia, Domenico Arcuri. “Es evidente que, sin las vacunas, se posterga la inmunidad de rebaño”, añadió el ministro para los Asuntos Regionales de Italia, Francesco Boccia. 

El propio primer ministro italiano, el abogado Giuseppe Conte, explicó que su Gobierno recurrirá “a todas las herramientas y a todas las iniciativas legales”, según dijo tras un encuentro el sábado en el que también la farmacéutica británico-sueca AstraZeneca informó que reducirá en un 60% las entregas iniciales a la Unión Europea en el primer semestre del año. Anteriormente, también Pfizer había comunicado su indisponibilidad para entregar la totalidad de su cuota pactada de vacunas.

Estos fallos de los fabricantes de vacunas, dijo el mandatario, constituyen una  "grave violación contractual que está causando un daño enorme en Italia y en otros países europeos”, acusó Conte, al añadir que los retrasos "van a tener consecuencias directas en la vida y la salud de los ciudadanos y en nuestro tejido económico-social”.

El objetivo de Italia, según han explicado fuentes gubernamentales a esta periodista, es que, en caso de que el país finalmente opte por procedimientos de tipo civil o penal, la Unión Europea (UE) “haga su parte" en calidad de subscriptora de los contratos.

Frente común europeo

Tanto así que el argumento de Italia también ha sido replicado sucesivamente por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, quien en una entrevista con Europe 1 no ha descartado usar todos los “medios legales” a disposición del conjunto de los 27 países de la Unión Europea.

En la misma línea, Sileri sugirió que, para evitar nuevos problemas de producción, se podría llegar a un acuerdo válido para la Unión Europea, que permita a compañías terceras ayudar en la fabricación de estas vacunas. "Esto podría aumentar de manera significativa la rapidez de producción", ha estimado el ministro, en un mensaje claramente dirigido a sus socios europeos.

En la actualidad, la vacuna de Pfizer es la que se está aplicando en Italia desde el 27 de diciembre, por lo que los retrasos de esta compañía han tenido una repercusión inmediata en la campaña de vacunación en este país.

Ya la semana pasada, en efecto, las regiones italianas suspendieron el suministro de la primera dosis, y se centraron en inocular la segunda dosis al personal médico y a los ancianos de las residencias que ya habían recibido la primera.

Aún así, según el calendario inicial, para febrero se preveía que también se añadieran las vacunas de Moderna y AstraZeneca, algo que ahora se desconoce si realmente ocurrirá.

Tanto AstraZeneca como Pfizer han justificado sus recortes y retrasos por problemas en la producción de las vacunas, un argumento que las autoridades consideran “inaceptable”, como dijo el primer ministro italiano.

Momento delicado

La situación se produce en un momento delicado para Italia, en la actualidad hundida en una crisis política de desenlace aún incierto —el Ejecutivo de Conte empieza este lunes otra semana difícil, en la que deberá luchar por sobrevivir— y cuya curva de contagios recién está empezando a bajar.

Los últimos datos lo reflejan: en total, Italia registró el domingo 444 nuevos contagiados y 299 fallecidos (sobre un total de más de 85 mil desde que empezó la pandemia), mientras que su incidencia acumulada en los últimos 14 días es de 374.14 por cada 100 mil habitantes.

Dicho esto, Italia logró, hasta el anuncio del retraso, buenos resultados en los tiempos para suministrar las primeras dosis de la vacuna. En total, hasta la fecha, el país ha suministrado 1.4 millones de dosis, el valor más alto después de Alemania, según datos de la Agencia Regional para los Servicios Regionales.

Respuesta de Pfizer y la vacuna rusa

Luego de que Italia acusara a la empresa Pfizer, esta compañía comunicó que la entrega de vacunas retomará el ritmo pactado la semana que viene. “A partir de la próxima semana la entrega de vacunas por parte de Pfizer volverá a la normalidad”, dijo un portavoz de la empresa al canal de televisión Sky.

Aún así, desde este pasado fin de semana, las autoridades italianas han sugerido que el país ahora también está considerando utilizar la vacuna Sputnik, elaborada por Rusia, que recientemente inició el proceso para obtener la autorización de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

“Si EMA nos asegura su validez, eficacia y seguridad, podemos también usar el Sputnik”, dijo Sandra Zampa, la subsecretaria del ministerio de Salud de Italia.

Comentarios

Otras Noticias