Estados Unidos

Biden revierte medidas contra el aborto impulsadas durante el gobierno de Trump

Joe Biden anuló una regulación conocida como "Ciudad de México”, que prohibía que la ayuda exterior se utilice para realizar abortos o promoverlos
viernes, 29 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anuló una regulación conocida como "Ciudad de México” --por el lugar donde fue anunciada en una conferencia internacional sobre población--, que prohibía que la ayuda exterior de su país se utilizara para realizar abortos o promoverlos.

La decisión anunciada ayer era esperada por organizaciones defensoras del derecho al aborto, que celebraron la determinación del presidente estadunidense. Sin embargo, también fue criticada por los grupos que se han manifestado contra la interrupción del embarazo.

La regulación “Ciudad de México”, también conocida como “regla de la mordaza global”, es una medida polémica que ha rebotado entre presidentes republicanos y demócratas desde que se promulgó, en 1985, durante el segundo mandato del presidente Ronald Reagan.

“Estas excesivas condiciones sobre la ayuda exterior y para el desarrollo socavan los esfuerzos de Estados Unidos para fomentar la igualdad de género a nivel mundial, al restringir nuestra capacidad para apoyar la salud de las mujeres y los programas que previenen y responden a la violencia de género”, dijo Biden en un memorando enviado a su gabinete.

Añadió: “La expansión de la política también ha afectado todos los demás ámbitos de la asistencia sanitaria mundial, limitando la capacidad de Estados Unidos para trabajar con socios locales de todas partes del mundo e inhibiendo sus esfuerzos para hacer frente a graves desafíos sanitarios como el VIH/sida, la tuberculosis y la malaria, entre otros.

"Ese tipo de restricciones sobre la asistencia sanitaria mundial son particularmente dañinos, teniendo en cuenta la pandemia de la enfermedad por el coronavirus de 2019”, señaló Biden.

En el memorando también anunció la decisión de restaurar el financiamiento al Fondo de Población de la ONU, al que Trump había puesto fin por el supuesto apoyo de la organización a abortos forzados y esterilizaciones en China.

Además, instruyó a los Departamentos de Estado y de Salud y Servicios Humanos que se retiraran del llamado Consenso de Ginebra, un documento firmado en octubre de 2020 por 34 países que buscan promover políticas contra la interrupción del embarazo y otras denominadas “pro-familia” a nivel mundial.

El consenso había sido copatrocinado por Estados Unidos y fue firmado por varias naciones que los críticos consideran antidemocráticas o autoritarias.

Comentarios