Reino Unido

Tribunal de Reino Unido rechaza extraditar a Assange a EU

Al pronunciar su fallo en la corte penal londinense de Old Bailey, la jueza Vanessa Baraitser dijo que negó la extradición por el alto riesgo a la salud que supondría para Assange. Sin embargo rechazó el argumento de que la extradición supondría un golpe a la libertad de expresión.
lunes, 4 de enero de 2021

MADRID (apro).— Un tribunal de Reino Unido decidió este lunes no extraditar a Julian Assange, fundador de Wikileaks, a Estados Unidos por 18 cargos de espionaje e intrusión informática, que suponen 175 años de prisión.

Después de conocerse la noticia, la fiscalía británica anunció su intención de recurrir el veredicto, lo que podrá alargar el caso durante meses.

Al pronunciar su fallo en la corte penal londinense de Old Bailey, la jueza británica Vanessa Baraitser dijo que rechazó la extradición por el alto riesgo a la salud que supondría para el acusado.

“He considerado pruebas sobre las posibles condiciones en una prisión estadunidense”, señaló, y consideró “demostrado” que Assange, de 49 años, presenta riesgo de suicidio y podría quitarse la vida si es procesado en Estados Unidos, donde probablemente sería retenido en condiciones de confinamiento.

La juez Baraitser también ha hecho referencia a declaraciones de la CIA que considera al fundador de Wikileaks como una persona “hostil”.

De ser extraditado a Estados Unidos y sentenciado en ese país, supondría que el australiano sería sometido a un régimen de aislamiento lo que podría dañar gravemente la salud mental de Assange, que tiende a la depresión, según señaló la jueza.

Sin embargo, Baraitser rechazó los argumentos de la defensa de Assange, que argumentó que la extradición supondría un golpe a la libertad de expresión. La juez aseguró que la libertad de expresión no proporciona “una discreción sin límites al señor Assange para decidir lo que va a publicar”.

“Esta acusación se limita a (la filtración de) cables que contienen nombres de informantes. En Reino Unido, Assange no estaría protegido por las leyes de libertad de expresión, añadió, según ha recogido The Assange Defense Committee.

Estados Unidos acusa a Assange de haber violado su Ley de Espionaje por haber filtrado y publicado secretos diplomáticos y militares en 2010 a través de Wikileaks.

La plataforma de información fundada por Assange puso al descubierto del público a nivel mundial un video e informes estadunidenses sobre las operaciones militares en la guerra en Afganistán e Irak, que representan graves violaciones a los derechos humanos, y por las que nadie ha sido juzgado.

En su ofensiva contra Assange Estados Unidos le acusa de17 cargos de espionaje e intrusión informática, que podrían llegar a 175 años de prisión.

La defensa del acusado argumentó que su función era similar a la de un periodista y cualquier acción puede tener impacto en cualquier periodista

En la actual edición de Proceso, en entrevista, el exjuez español Baltasar Garzón, coordinador de la defensa de Assange, y Aitor Martínez, miembro de su despacho, advertían que una posible extradición era un riesgo de amordazar la libertad de expresión y el derecho de la ciudadanía a acceder a la información.

 “Es curioso que décadas atrás se premiara a periodistas por la publicación del Watergate y actualmente se persiga a periodistas por publicar crímenes de guerra. La involución es evidente. Y el gravísimo procedente que podría suponer la extradición de señor Assange también lo es”, aseguraban los juristas.

“Si finalmente se acordara esa extradición, los periodistas del mundo no se atreverían a publicar información que pudiera afectar a los intereses de los gobiernos norteamericanos, generándose un apagón informativo y por ende perdiéndose el control ciudadano”.

La acusación 

Assange fue detenido en abril de 2019 por agentes británicos que irrumpieron en la embajada de Ecuador en Londres, país latinoamericano que le había concedido el asilo en 2012 y desde entonces el australiano vivía en la embajada.

Antes de esa detención, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, anunció en Twitter que se le retiraba el asilo diplomático por considerarlo “insostenible”. Luego se supo que se produjo por la fuerte presión que ejerció Estados Unidos.

En Suecia se acusó a Assange de violación y abuso sexual, en 2010, año desde el que fue perseguido por la fiscalía sueca. Reino Unido aceptó extraditarle y fue cuando Assange pidió asilo en la embajada ecuatoriana.

Assange denunció que este proceso era una excusa para extraditarlo a Estados Unidos. Su defensa pidió insistentemente que Suecia no re-extraditara al acusado a la Unión Americana, pero no se rechazó ese extremo. Este caso fue finalmente archivado en noviembre de 2019.

El relator especial de la ONU para casos de tortura, Nils Mezer, que ha visitado en distintos momentos a Assange, se pronunció en contra de la tortura a la que estaba siendo sometido el fundador de Wikileaks, en la que están implicados cuatro países.

En Twitter, Amnistía Internacional España también informó sobre el fallo del tribunal británico, y recordó, “nuestra principal preocupación era que la detención en el sistema penitenciario de EU. lo pondría en riesgo de malos tratos. Los derechos humanos ganan”.

 

Comentarios