Vacunas

Argentina pierde 400 dosis de la vacuna Sputnik por problemas de refrigeración

Argentina perdió 400 dosis de la vacuna rusa Sputnik por problemas de refrigeración; sin embargo, las autoridades aseguran que no se trató de un accidente.
miércoles, 6 de enero de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).– La pérdida de 400 dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el virus del SARS-CoV-2 causante de Covid-19, en Argentina, debido a problemas con la refrigeración, no se trató de un accidente, sino de un “posible atentado”, refirieron las autoridades de Buenos Aires.

“En un momento de la madrugada del lunes se corta la cámara que está enfocando el termómetro y se pierde la temperatura azul –que marca el frío--. Evidentemente algo ahí se ha manipulado”, afirmó el director de hospitales bonaerenses, Juan Sebastián Riera, en entrevista con Radio 10.

El caso ocurrió en el Hospital Oncológico “Luciano Alfredo Fortabat”, en la ciudad argentina de Olavarría. Ahí llegaron 450 vacunas y solo 50 fueron administradas al personal de salud de la localidad y las demás fueron almacenadas en ese nosocomio mientras pasaba el Año Nuevo.

Sin embargo, el 4 de enero, cuando se quiso retomar la vacunación notaron irregularidades y comenzó la investigación sobre un posible sabotaje.

La cámara de seguridad que controla el termómetro de los refrigeradores donde estaban las Sputnik V cortó la transmisión justo en el momento en que bajó la refrigeración. Para Riera, “evidentemente algo ahí se ha manipulado porque no hubo cortes de luz”.

Además, explicó que las vacunas estaban guardadas en refrigeradores están conectados a grupos electrógenos que arrancan automáticamente cuando no hay energía eléctrica del tendido público y cada aparato tiene una cámara de seguridad que controla los relojes de temperaturas.

“A primera hora del lunes se constata una temperatura elevada en los refrigeradores, como si no estuvieran funcionando”, indicó y consideró que eso revela que sucedieron hechos que calificó como “de gran gravedad”.

“Queremos saber qué sucedió y se establezcan las responsabilidades del caso”, sentenció.

Así también lo consideró el ministro de Salud de Buenos Aires, Daniel Gollan, para quien resultó “llamativo” que esa cantidad de vacunas rusas quedaran inutilizables, por lo que “se inició un sumario y se realizó una denuncia judicial para que se investigue. El fiscal del caso no descartó que se tratara de un atentado”, informó.

“Nosotros tenemos 160 puntos de vacunación con sus respectivos refrigeradores y termómetro de control, grupo electrógeno por si falla la electricidad y su propio sistema de monitoreo. La perilla que fue dejada a una temperatura a la noche fue girada a 26 grados y la única cámara de seguridad que enfocaba allí fue apagada”, señaló a TN.

La denuncia penal fue hecha por la directora del Hospital Oncológico en la Fiscalía Número 10 de Olivarría. De acuerdo con el fiscal general de Azul, Marcelo Sobrino, este caso podría tratarse “de un atentado”, por lo que se analizarán las cámaras de seguridad para ver quién ingresó al lugar durante el fin de semana y determinar si el aparato fue manipulado.

“No hay nadie en particular investigado, sino toda la institución, todas las personas que tenían acceso a ese lugar”, afirmó.

La vacunación en Argentina

El 5 de enero se cumplió una semana de que inició la vacunación de la Sputnik V al personal de salud que lucha contra la Covid-19. Es la única que ha sido aplicada en ese país sudamericano derivado de un acuerdo entre Argentina y Rusia, trato que ha sido cuestionado por un sector de la oposición “Juntos por el Cambio”.

El 31 de diciembre, el Ministerio de Salud ha notificado 317 eventos adversos a la aplicación de 32 mil 13 dosis.

“El 32% de estos eventos adversos se relacionan con cefalea, con dolor muscular o con fiebre. Están dentro de lo que se conoce como eventos supuestamente asociados a la vacunación y la inmunización comúnmente conocidos en el ámbito técnico”, indicó el director Nacional de Control de Enfermedades Transmisibles, Juan Manuel Castelli, quien señaló que otras vacunas también tienen reportes de seguridad “similares con eventos adversos parecidos”.       

Comentarios