OMS

Repunta la mortalidad por tuberculosis a causa de la pandemia de covid-19

Aumentó el número de muertes por esa enfermedad por vez primera en la última década, según un informe de la Organización Mundial de la Salud. Menos personas fueron diagnosticadas o recibieron tratamiento preventivo contra ese padecimiento en comparación con 2019, asegura.
jueves, 14 de octubre de 2021

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La pandemia de covid-19 ha revertido años de progreso mundial en la lucha contra la tuberculosis al registrarse un aumento en el número de muertes por esa enfermedad por vez primera en la última década, según el informe Global TB 2021 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Aparte de los decesos a causa de la tuberculosis reportados el año pasado, muchas menos personas fueron diagnosticadas y tratadas o recibieron tratamiento preventivo contra ese padecimiento en comparación con 2019, y, por si fuera poco, el gasto general en servicios esenciales para la tuberculosis disminuyó.

De acuerdo con el reporte, el primer desafío es la interrupción del acceso a los servicios de tuberculosis y la reducción de recursos. En muchos países, dice, los recursos humanos, financieros y de otro tipo se han reasignado de la lucha contra la tuberculosis a la respuesta al covid-19, lo que limita la disponibilidad de servicios esenciales.

La segunda, prosigue, es que las personas han luchado por buscar atención en el contexto de los encierros.

“Este informe confirma nuestros temores de que la interrupción de los servicios de salud esenciales a causa de la pandemia pueda comenzar a desentrañar años de progreso contra la tuberculosis”, dijo el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Y añadió que "esta es una noticia alarmante que debe servir como una llamada de atención mundial a la urgente necesidad de inversiones e innovación para cerrar las brechas en el diagnóstico, el tratamiento y la atención de los millones de personas afectadas por esta enfermedad antigua pero prevenible y tratable".

En el documento se estaca que los servicios de TB se vieron interrumpidos, entre muchos otros, por la pandemia de covid-19 en 2020, pero el impacto en la TB ha sido particularmente severo.

Por ejemplo, explica que aproximadamente 1.5 millones de personas murieron de tuberculosis en 2020 (incluidas 214 mil entre las personas VIH positivas).

El aumento en el número de muertes por tuberculosis, dice, se produjo principalmente en los 30 países con la mayor carga de tuberculosis. Las proyecciones de modelos de la OMS sugieren que la cantidad de personas que desarrollan TB y mueren a causa de la enfermedad podría ser mucho mayor en 2021 y 2022.

Los desafíos para brindar y acceder a los servicios esenciales de TB han significado que muchas personas con TB no fueron diagnosticadas en 2020. La cantidad de personas recién diagnosticadas con TB y las reportadas a los gobiernos nacionales cayó de 7.1 millones en 2019 a 5.8 millones en 2020.

La OMS estima que unos 4.1 millones de personas padecen tuberculosis actualmente pero no han sido diagnosticadas con la enfermedad o no han informado oficialmente a las autoridades nacionales. Esta cifra es superior a los 2.9 millones de 2019.

Los países que más contribuyeron a la reducción mundial de las notificaciones de tuberculosis entre 2019 y 2020 fueron India (41%), Indonesia (14%), Filipinas (12%) y China (8%). Estos y otros 12 países representaron el 93% de la caída mundial total en las notificaciones.

También hubo una reducción en la provisión de tratamiento preventivo contra la tuberculosis. Aproximadamente 2,8 millones de personas accedieron a este en 2020, una reducción del 21% desde 2019. Además, el número de personas tratadas por TB farmacorresistente se redujo en un 15%, de 177 mil en 2019 a 150 mil en 2020, lo que equivale a solo alrededor de 1 en 3 de los necesitados.

Cae la inversión mundial para la tuberculosis

La financiación en los países de ingresos bajos y medianos (PIBM), que representan el 98% de los casos de tuberculosis notificados, sigue siendo un desafío. De la financiación total disponible en 2020, el 81% provino de fuentes nacionales, y los países BRICS (Brasil, Federación de Rusia, India, China y Sudáfrica) representaron el 65% de la financiación nacional total.

El mayor donante bilateral es el Gobierno de Estados Unidos. El mayor donante internacional es el Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria.

El informe señala una caída en el gasto mundial en servicios de diagnóstico, tratamiento y prevención de la tuberculosis, de 5 mil 800 millones de dólares a 5 mil 300 millones, que es menos de la mitad del objetivo global para financiar completamente la respuesta a la tuberculosis de 13 mil millones de dólares anuales para 2022. 

Mientras tanto, aunque hay avances en el desarrollo de nuevos diagnósticos, medicamentos y vacunas para la tuberculosis, esto se ve limitado por el nivel general de inversión en I + D, que en 2019, con 900 millones de dólares estadunidenses, está muy por debajo de la meta mundial de 2 mil millones de dólares año.

Los objetivos mundiales de tuberculosis están fuera de curso

Las reversiones en curso significan que los objetivos mundiales de TB están fuera de lugar y parecen cada vez más fuera de alcance, sin embargo, hay algunos éxitos. A nivel mundial, la reducción en el número de muertes por tuberculosis entre 2015 y 2020 fue solo del 9.2%, aproximadamente una cuarta parte del camino hacia el hito de 2020 del 35%.

A nivel mundial, el número de personas que enferman de tuberculosis cada año (en relación con la población) se redujo un 11% entre 2015 y 2020, un poco más de la mitad del hito del 20% en 2020.

Sin embargo, la región de Europa de la OMS superó el hito de 2020, con una reducción del 25%. Esto se debió principalmente a la disminución en la Federación de Rusia, donde la incidencia se redujo en un 6% anual entre 2010 y 2020. La Región de África de la OMS estuvo cerca de alcanzar el hito, con una reducción del 19%, lo que refleja reducciones impresionantes de 4– 10% anual en Sudáfrica y varios otros países del sur de África, tras un pico en la epidemia del VIH y la expansión de la prevención y atención de la tuberculosis y el VIH. 

“Solo nos queda un año para alcanzar los objetivos históricos de TB para 2022 comprometidos por los Jefes de Estado en la primera Reunión de Alto Nivel de la ONU sobre TB. El informe proporciona información importante y un fuerte recordatorio a los países para que aceleren urgentemente sus respuestas a la tuberculosis y salven vidas”, dijo Tereza Kasaeva, directora del Programa Mundial de TB de la OMS.

"Esto será crucial a medida que comiencen los preparativos para la segunda reunión de alto nivel de la ONU sobre la tuberculosis, prevista para 2023".

El informe insta a los países a implementar medidas urgentes para restablecer el acceso a los servicios esenciales de TB. Además, pide que se dupliquen las inversiones en investigación e innovación de la tuberculosis, así como una acción concertada en todo el sector de la salud y otros para abordar los determinantes sociales, ambientales y económicos de la tuberculosis y sus consecuencias.

Comentarios